Bienvenido a Diablillos de Pimienta, un foro de Harry Potter que se situa en la época de los Merodeadores, una época emocionante por que es e el inicio de todo; Cuando Lily conoció James, Sev, Sirius, Remus... Aqui en este foro podrás vivir muchas apasionantes aventuras en el Mundoo magico. Llevamos solo seis dias de vida y mirad los que somos ya! Aqui podras estudiar en Hogwarts, crear tu propio negocio, trabajar en el Ministerio o en St. Mungo. Este foro es un Ultimate Universo. Lo que queremos decir es que el miembro decide el futuro de su personaje canon o no.

Coge tu varita y únete a nosotros, ¡te lo pasarás en grande y no olvidarás esta experiencia!


→ CANON

Registra tu personaje canon aquí Está libre James Potter!.

→ CASTING

No se requiere de casting, aprovecha!

→ RAZAS Y HABILIDADES

Hay puestos libres para ocupar razas y habilidades, debes registrar tu habilidad aqui y tu raza aquí. Hay algunas razas y habilidades que no encontrarás en los registros, son libres, puedes optar por ellas. Solo ten presente que todos tienen limitantes, mira este apartado,cualquier duda consulta.

→ SELECCIÓN DE CASA

Tu eliges tu casa. No tienes que pasar por ninguna selección, lo especificas en el expediente, dónde dice "Grupo". Al fin de cuentas el sombrero escucha tus deseos.

→ PB PERSONAJES CANON

Algunos personajes canon tienen puesto un pb, es una sugerencia, puedes optar por otro si lo deseas. Eso sí, luego debes pasar a registrarlo aqui.

→ ROLES RÁPIOS

¡Novedad! No hay límite de líneas en el post, pero te damos la posibilidad de que postes una sola línea si lo deseas, abre tema y sé muy veloz en el rol.

→ ROLES DE CHAT

Copia el texto y publícalo. Si te reúnes en el chatbox y roleas allí, busca el espacio, ya sea en el Castillo, en Hogsmeade o en el Callejón Diagon y anuncia en el título del tema que es rol de Chat. Consulta cualquier duda.

→ GIRATIEMPO

Postea temas del futuro o del pasado en el giratiempo. ¿Quieres rolear con un James Potter adulto? ¿O tal vez con un Dumbledore en otra época? Abre un tema de común acuerdo con el otro personaje y rolea. Postea aqui.

→ LECHUCERÍA

Abre tu propio buzón de cartas. Hazlo aqui

→ PERSONAJES AMBIENTALES

Tenemos una cuenta de uso público. Puedes rolear con ella. Cuenta: Personajes Ambientales.
Por otra parte contamos con otra cuenta de uso público. Su función es enviar lechuzas, abrir temas, etc.. y divertirnos sin conocer quién está al otro lado. ¡Anímense!
GUÍA DE USURIOS. PERSONAJE ANÓNIMO MODELO DE DUELOS
Últimos temas
» Mi camino se acaba aquí
Miér Nov 05, 2014 8:25 pm por Regulus A. Black

» Me Ausento del Foro
Vie Oct 31, 2014 3:12 pm por Rachel Allen

» Jugando con Dioses {Élite~}
Miér Oct 29, 2014 7:01 pm por Invitado

» khanes of war (Afiliacion Elite)
Mar Oct 28, 2014 1:28 am por Invitado

» Solicitud de Rol
Lun Oct 27, 2014 10:29 pm por Rachel Allen

» Ausente!
Lun Oct 27, 2014 10:12 am por Remus J. Lupin

» One Piece Legacy (Élite).
Sáb Oct 25, 2014 6:28 pm por Invitado

» "Fuera de Lugar"[James Potter]
Vie Oct 24, 2014 2:31 am por Freyja U. Yggdrasil

» Demasiado sin verte -_Percival_-
Jue Oct 23, 2014 11:04 pm por Elizabeth Brandon

Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Estación: 1974.
Meses:Octubre
Temp. máx.: 19ºC.
Temp. min.: 18ºC.
Luna llena: 20 de Agosto, 30 de Setiembre, 15 de Octubre.
Fin de Curso: 20 de Junio.
Regreso:Las clases han comenzado, todos los estudiantes deberan estar en Castillo. Tened cuidado nada es lo que parece, disfruta los últimos días cálidos.
LA COPA ES PARA PROXIMAMENTE

RAVENCLAW VS. SLYTHERIN
→ ¡Pendiente!

GRYFFINDOR VS. HUFFLEPUFF
→ ¡Pendiente!

HUFFLEPUFF VS. RAVENCLAW
→ ¡Pendiente!

SLYTHERIN VS. GRYFFINDOR
→ ¡Pendiente!

1ª — Clase de pociones.
1ª — Clase de DCAO.
0060
0070

060
0090






Gryffindor [15]
Ravenclaw [20]
Hufflepuff [8]
Slytherin [19]
Profesores [5]
Sanadores [2]
Ministerio [2]
Aurores [1]
Walpurgis [2]
Infantes [1]
Adultos [1]
Orden del F. [1]
Otros [0]


Hombres [39]
Mujeres [41]


M
F
Hijos de Muggles
4
3
Sangre Puras
29
28
Mestizos
6
8

Even with my dark side? [L. Malfoy]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Narcissa E. Black el Miér Ago 27, 2014 3:27 pm

Even with the dark side?
La niebla bañaba el valle que circundaba los limites del terreno donde descansaba la enorme mansión. Un vaho blanco y espeso que danzaba entre los arboles y jugaba a infiltrarse en los jardines de la familia Black. Resultaba aún temprano como para que el sol espantara aquellos espíritus amorfos y con ellos el frío reinante. Para ser una estación cálida resultaba extraño encontrarse con aquella temperatura baja al apenas despertar. Narcissa rozó el suelo con sus pies descalzos y soltó una protesta. Por suerte nadie contempló la ridícula danza que realizó hasta el baño donde abrió el grifo de agua caliente y se metió en la enorme bañera. No había mejor manera de empezar el día que con un relajante baño de espumas...

Ingresó en el salón comedor con la intención de tomar un desayuno tranquila. No estaba segura de lo que haría para ocupar su tiempo en aquel día. Ya había rayos de sol arrojándose a través de la ventana y su deseo de tranquilidad se vio frustrado por una figura que se encontraba ya a la extensa mesa, leyendo un ejemplar de El profeta. La rubio fue capaz de contener el respingo de sorpresa que amenazó con poseer su cuerpo. Por el contrario, sonrió con amabilidad y se acercó hasta su hermana mayor para desearle los buenos días y compartir el desayuno. Tomó asiento en su lugar de siempre y enseguida un elfo le sirvió comida y bebida como para alimentar a un pavo que tiene como único destino terminar de cena. No tenía verdadero apetito, solo mordió un pastelito y bebió su té al tiempo que oía los planes de su hermana para aquel bonito día.

No supo realmente cómo ni por qué, pero acabó persiguiendo a Bella como en los viejos tiempos. Aún una parte de ella admiraba a la morocha y sus locuras. Ambas hermanas acabaron yendo de compras al callejón Knockturn y en un momento especifico la rubia acabó sola. No le asombraba lo vil que podía ser Bella cuando quería. Abandonarla entre aquellas callejuelas oscuras y plagadas de criaturas roñosas era algo que solo su hermana mayor podía hacerle. Mas Narcissa no era una niña, no tenía miedo de lo que podía encontrarse al doblar uno de esos callejones. Con calma acariciaba su varita mientras buscaba el camino que la conduciría de regreso al Callejón Diagon, allí tal vez podía pasar por la tienda de Madame Malkin y encargar una bonita túnica nueva para el comienzo del siguiente año en Hogwarts. Pero primero debía vérselas con el sujeto que se acercaba por detrás de ella. Podía oírlo, sentir la cadencia de sus pasos y descubrir que era cojo. La curiosidad la venció y volteó para encontrarse con un hombre alto y cubierto por una túnica oscura como la noche. Su corazón se aceleró.

Una jovencita tan hermosa no debería merodear sola por estos sitios —carraspeó el sujeto al cual se le veía una sucia barba de varios días.

No soy cualquier jovencita —espetó la rubia, sin mostrar un solo céntimo de temor, sino que alzando la barbilla.

La carcajada que recibió por respuesta fue asquerosa. La chica notó que al viejo le costaba respirar y calculó que si echaba a correr luego de lanzarle algún hechizo ella tenía todas las de ganar. Se mostró más confiada aún y ese fue un claro error. De repente una mano tan fuerte como el acero se enganchó a su brazo. Hacía calor ya por ese horario y la rubia no había traído túnica, solo iba con un vestido de tirantes negro que se ajustaba a su pecho y caía holgado de la cintura hacia abajo, en forma de campana. Estaba acostumbrada a correr con tacones pero si algo despreciaba era que la tocaran con unas manos sucias y callosas. Se estremeció de la repulsión al tiempo que extraía su varita de un bolsillo oculto en la pollera del vestido. Clavó la punta en el estomago del hombre mientras gruñía como un gato a quien acababan de molestar.

Suéltame en este preciso instante, malnacido —ordenó con firmeza y aguardó esos segundos antes de que todo se fuera al demonio...
code by HARDROCK



Narcissa E. Black

avatar
Narcissa E. Black
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Lucius A. Malfoy el Miér Ago 27, 2014 5:50 pm

Even with the dark side?
Genial, ahora se suponía que él era un maldito elfo doméstico. Eso era lo que estaba haciendo, ¿no? Las tareas de un elfo cualquiera. La familia Malfoy tenía el suficiente respeto y prestigio en toda la comunidad mágica como para que cualquier dependiente reconociera a uno de sus elfos a simple vista, pero no. Su padre se había empeñado en que tenía que ser el mismísimo heredero Malfoy quien se presentara en pleno callejón Knockturn a recoger un encargo. Como un maldito sirviente.

Era insultante. En un principio se había planteado poner el grito en el cielo y recuperar el puesto digno que le correspondía a un Malfoy, pero una simple mirada de Abraxas Malfoy bastó para que Lucius decidiera guardarse sus opiniones y fuera en busca de su capa para ir a Borgin & Burkes. Aunque la idea de utilizar la red Flu para llegar directamente a la tienda y ahorrar tiempo era seductora, se dijo a sí mismo que sería mejor utilizar la Aparición y aprovechar el tiempo en el callejón para ver si veía algo interesante que comprar. Aquella misma mañana había quedado con su primo Damon y con el menor de los Lestrange para entrenar al Quidditch, pero el encargo de su padre le había obligado a posponer la cita. No es que hiciera muy buena mañana para jugar, pero prefería mil veces estar montado en una escoba antes que yendo de aquí y a allá en medio barrio mágico.

Se Apareció en uno de los callejones anexos al Knockturn y caminó hasta tener la tienda delante de sus narices. Allí entabló una breve conversación con Borgin, uno de los dueños, quien se deshizo en halagos y bienvenidas con el joven Malfoy. Maldita sea, en aquella tienda sí que sabían engatusar bien al cliente.- Sí, ciertamente hace tiempo desde la última vez que nos vimos. -Le dio la razón Lucius, alzando una ceja con fría cordialidad. Segundos después y sin darle tiempo a formular una respuesta, aspiró una bocanada de aire y continuó con firmeza.- Vengo de parte de mi padre. Creo que tiene usted algo que le pertenece. -Enseguida el mago supuso por su tono de voz que no le interesaban explicaciones sobre el contenido del encargo y se apresuró a llevarle un paquete envuelto discretamente en papel de embalar. Diciéndole que no era necesario que lo pagase, que su padre ya lo había hecho cuando fue a encargarlo, Borgin pareció dispuesto a continuar con una retahíla de alabanzas, pero Lucius le cortó con una seca cabezada.- Bien. Ya nos veremos, Borgin. Salude a Burkes de mi parte.  -Sin más, salió de la tienda y se dirigió al callejón Diagón. En aquella zona se sentía infinitamente más cómodo, además de que tenía más lugares donde comprar cosas de su agrado.


Sin embargo, de camino tuvo que pararse al reconocer a lo lejos a una Bellatrix Black saliendo apresuradamente de la boca de un callejón. Si ella no le había visto él no iba a pararse a saludar, eso desde luego, así que continuó su camino. No obstante, al pasar por el callejón por el que la había visto salir se molestó en echar un vistazo en aquella dirección y reconoció a lo lejos un rostro inconfundible. De pronto su rostro se encendió con una ira repleta de frialdad, muy típica en él. ¿Pero se podía saber qué diablos estaba haciendo su prometida sola en medio del callejón Knockturn? Y lo que era aún más importante, ¿quién era el gilipollas que había cometido la estupidez de acercarse tanto a ella? Sin pensárselo dos veces, Lucius sacó su varita a toda velocidad y apuntó directamente al desconocido. No le importaba en absoluto que fueran amigos o que hubieran quedado juntos ni nada de eso. El mero hecho de que estuviera tan pegado a ella, agarrándola del brazo, era suficiente para que Lucius le atacara. Estaba en su legítimo derecho.- ¡Expulso!
code by HARDROCK
avatar
Lucius A. Malfoy
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Localización : Malfoy manor.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Narcissa E. Black el Jue Ago 28, 2014 4:26 am

Even with the dark side?
A la cuenta de tres lanzaría el primer hechizo que se le cruzara por la cabeza y no respondería de sus propios actos. Si llegaba a pronunciar una maldición imperdonable entonces su papi sería el responsable de borrar todos los rastros ilegales que pudieran asegurarle una bonita estadía en Azkaban. Es más, lo único que deseaba era ver a aquel asqueroso sujeto siendo succionado por un aterrador dementor. La satisfacción de presenciar tal momento podía llenarla de alegría si llegaba a ocurrir. Presenciar cómo lentamente toda la felicidad se escurría de su asquerosa boca y con ella la putrefacta alma que traía aquel cuerpo inmundo. Narcissa lo miraba asqueada y furiosa, aún presionando su varita contra el estómago ajeno y esperando que la orden fuera cumplida. No era muy difícil de entender, pero aquel cerebro de troll no sabía lo que le esperaba si continuaba acorralándola contra la pared del callejón.

Procuró contar hasta tres pero en cuanto inició la cuenta regresiva el cuerpo de aquel tipo ya la había liberado y salía despedido por los aires como por arte de magia pero sin que ella soltara un solo hechizo. Miró asombrada cómo el hombre era empujado por una fuerza invisible hacia lo más lejos del callejón y luego contempló su varita. No había sido ella, estaba más que segura. El sujeto miraba a alguien mas con un fascinante terror impregnado en sus ojos y en cuanto pudo ponerse en pie se largó de la vista de todos. Fue entonces cuando la rubia se permitió suspirar y mirar a quien había acudido en su rescate. Ojalá nunca hubiese volteado...

Malfoy.. —espetó con desdén, echando una mirada de arriba a abajo a su prometido. ¡¿Qué hacía él allí?!

Narcissa irguió su espalda para mostrar que su orgullo seguía intacto a pesar de la situación que acababa de acontecer y respiró profundo, dispuesta a soportar al rubio que ahora acaparaba su atención. Por un segundo no pudo evitar volver en el tiempo, recordar al jovencito que la había vuelto loca. Tal vez si lo miraba detenidamente podía encontrar rastros de su primer amor. Por mas que quisiera mentirse a ella misma aún seguía enamorada, pero tampoco era idiota...

¿Qué haces tu aquí? —quiso saber con curiosidad y reproche. De no haber sido por él se habría visto obligada a usar magia y quizá meterse en problemas, debía estar agradecida pero solo le preocupaba tener que pasar minutos de su preciado tiempo pensando en lo atractivo que se veía Lucius Malfoy aquel día.

Podía detestarse a si misma por estar enamorada de un hombre que no la correspondía, un hombre con el cual tendría que casarse y pasar el resto de su vida sin importar si existía o no el amor entre ambos. Mas por mucho que eso doliera no era realmente lo que le preocupaba. Sabía que ante tanta calma repentina se avecinaba una tormenta, estaba acostumbrada a aquello. Malfoy estaba a punto de darle una reprimenda porque se creía que ella era de su propiedad, lo veía venir. Sin darse cuenta comenzó a retroceder en dirección opuesta a donde se encontraba el rubio.

Qué tarde se esta haciendo... —comentó como primer excusa y sonrío con encanto, a modo de disculpa por tener que empezar a retirarse.

La rubia no era ninguna cobarde, no estaba huyendo sino que prefería evitarse malos momentos. Una cosa era ser estúpida y permitir que un hombre que estaba comprometido con ella le contralara la vida, y otra muy distinta era saber retirarse en el momento correcto para evitarse los problemas innecesarios. Ella estaba efectuando esto ultimo sin pudor alguno. Deseaba a Merlín que el rubio la dejara marchar sin cuestionamientos ni más.  
code by HARDROCK


Última edición por Narcissa E. Black el Jue Ago 28, 2014 11:54 pm, editado 1 vez



Narcissa E. Black

avatar
Narcissa E. Black
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Lucius A. Malfoy el Jue Ago 28, 2014 11:09 pm

Even with the dark side?
No pudo reprimir una sonrisa de oscura satisfacción cuando vio al desconocido salir disparado por los aires. Quizá se hubiera arriesgado a lanzarle un maleficio mucho más dañino si hubiesen estados en algún lugar más discreto, pero aquel no era ni el momento ni el sitio adecuado. La visión de un Malfoy paseándose por medio del callejón Knockturn atraía muchas miradas curiosas y desde luego él no quería que su nombre se viese envuelto en algún macabro embrollo. Ya se encargaría él de ocuparse de aquél desgraciado cuando estuviese más a cubierto. Pensaba averiguarlo todo de él: su sangre, su familia, la dirección donde vivía. Todo lo necesario para llevar a cabo una de sus más tenebrosas y apetecibles venganzas.

Él se lo había buscado, después de todo. Ninguna persona podía acercarse tanto a Narcissa Black; mucho menos sin el visto bueno de él. Además, por lo que había podido ver en la distancia, aquel tipo no la había agarrado del brazo con la inocente intención de saludarle, y el mero hecho de pensar que quería estar a solas con su prometida para algún asunto turbio le ponía enfermo. No porque tuviera verdadero aprecio por ella, desde luego (o eso prefería pensar), sino porque era su propiedad y nadie tocaba algo querido por un Malfoy y salía indemne del intento. 

Ignorando por completo las preguntas y reproches de la menor de las Black, Lucius guardó su varita en el bolsillo de su túnica mientras comenzaba a acercarse a ella. Con el rabillo del ojo pudo ver cómo el desconocido se levantaba a duras penas, fijaba la vista en él pareciendo reconocerle y salía huyendo con los pies en polvorosa. Buena elección. Nadie sensato debería buscarse problemas con los Malfoy. Tampoco con los Black, en realidad, pero al parecer aquel insensato había cometido la estupidez de no reconocer a Narcissa Black a primera vista. Probablemente un error garrafal que tarde o temprano le costaría la vida.

Cuando por fin estuvo frente a frente con la chica, sólo se molestó en contestar cuando la vio retirarse un par de pasos de él. Frunció el entrecejo con visible contrariedad y se tomó el atrevimiento de enarcar una ceja, mirándola como si se hubiese vuelto loca de repente.- Yo también tenía prisa, Narcissa, antes de descubrirte sola en medio de Knockturn. -Su tono, escéptico, dejaba entrever un claro reproche. Exigía una explicación al respecto: estaba en legítimo derecho de obtenerla.- Tu pregunta podría aplicarse también a ti. -Masculló tras hacer una pequeña pausa en la que aprovechó para coger aire, sin apartar la vista de ella. Su cuerpo, totalmente erguido e imponente, se mantenía tenso mientras esperaba una respuesta apropiada. Le dejó deducir con un gesto que no pensaba tolerar que se fuera y le dejara con un palmo de narices allí en medio, pareciendo indebidamente amenazador por un instante. Aquella sorpresa le había puesto de mal humor y no había nada peor que un Lucius Malfoy así.- Me alegra verte, por cierto. -Un tono frío que intentó volverse algo diplomático al final. Era cierto que le había gustado verla: era una belleza siempre agradable a la vista, además de una persona con quien debería coger confianza poco a poco si quería que su matrimonio funcionase. Pero haberla descubierto allí sola hizo que pensase que Bellatrix la había acompañado para encubrirla. No era secreto que la mayor de los Black tenía tórridos encuentros con muchísimos amantes, y la idea de que Narcissa pudiera estar siguiendo su camino le ponía inevitablemente nervioso.- ¿Esperabas a alguien? ¿O quizá interrumpo algo? -Aquello sonaba a... ¿celos? No. Él era Lucius Malfoy. Podía tener a la mujer que quisiera entre sus brazos sólo con chasquear los dedos. Él no podía alterarse ante el pensamiento de que Narcissa Black, supuestamente una mujer más para él, pudiera estar viéndose con otro... No podía ponerse nervioso. Pero... ¿estaba realmente seguro de que no podía?

code by HARDROCK
avatar
Lucius A. Malfoy
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Localización : Malfoy manor.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Narcissa E. Black el Vie Ago 29, 2014 12:25 am

Even with the dark side?
Cada paso que daba Lucius Malfoy en dirección hacia ella le quitaba la respiración. En su mente solo podía desear que se alejara, que la dejara sola y siguiera con su camino. Ya no importaba qué estaba haciendo el rubio en aquel sitio, no necesitaba saber cosas que podían llegar a lastimarla. Pasar tiempo en presencia de aquel hombre solo serviría para destrozarla. Por eso intentó mantener la distancia, procuró retirarse mientras podía. Pero ¿cómo huir de aquella mirada gélida y  plateada? Se estremecía por completo ante el escrutinio de Malfoy y eso que la temperatura era bastante alta. No pudo evitar abrazarse de la cintura y sentirse indefensa.

Nada te impide seguir con tu camino, Lucius —murmuró con cuidado, disfrutando al pronunciar su nombre.

Tantas veces lo había repetido, lo había escrito en pergaminos y cantado dentro de su cabeza en vez de prestar atención a las clases. Pero ahora tenía que ser un nombre más, o tal vez no, ahora era el nombre de su prometido. No quería pensar en ese matrimonio arreglado que estaba destinado a fracasar, pero tampoco podía evitarlo. En un par de años tendrían que vivir juntos, compartir cama. Esto último resultaba confuso. Malfoy demostraba ser de complexión grande, espalda ancha y bastante alto, era todo un adonis. En cambio ella era pequeñita y no ocupaba mucho espacio, su cuerpo causaba sensación en los hombres pero no parecía tener efecto alguno en el rubio. ¿Cómo sería meterse en la misma cama que Lucius Malfoy? Lo que más debía preocuparle era que otras mujeres lo hicieran, pero procuraba ignorar ese horrible asunto.

Yo pregunté primero —advirtió al notar que Malfoy evitaba comentar los motivos por los que se encontraba allí. Y si él no respondía entonces ella tampoco tenía por qué confesar que había perdido de vista a su hermana mayor—. ¿Qué te trajo al callejón Knockturn? —insistió, no muy segura de que los resultados fueran a gustarle.

Nuevamente sus pulmones comenzaron a fallar. Lucius pronunció un par de frías palabras pero con un extraordinario significado que consiguieron hacer a Narcissa quedar sin aire. Él lo decía por reflejo, puros modales. Ella no era tonta, pero no podía evitar derretirse de todos modos. No importaba que fuera una total mentira, ella en su interior también se alegraba mucho de verlo. Se abrazó con más fuerza y mordió su lengua para no confesar eso.

Es una grata coincidencia —admitió a regañadientes, desviando su mirada hacia una pared del callejón, la cual resultaba más interesante y la ponía menos incómoda.

Narcissa no era así, realmente no se comportaba como una niña tonta en presencia de nadie. ¿Entonces por qué Lucius conseguía desarmarla de aquel modo? Se lo preguntaba incesantes veces, a cada rato que se topaba con él. ¿Qué le veía? La respuesta siempre era: todo. Él lo tenía todo para hacer que se sintiera afortunada de que fuera su prometido. Y es que al momento de alardear, Malfoy era el mejor pretendiente que cualquiera pudiera desear...

Los celos eran malos pero inevitables. Cada vez que Narcissa pensaba en su prometido instintivamente recordaba la lista de chicas con las que él debía estar. Era frustrante saber que ella no podía darle lo que él quería. Pero estaba decidida a esperar luego del matrimonio. Por eso y por el tono de voz en que Lucius le preguntó si esperaba a alguien, siempre se armaba del valor suficiente como para desafiarlo y hacerse respetar. O al menos lo intentaba de vez en cuando...

¿Realmente importa si esperaba a alguien? —consultó divertida, mordiendo su labio inferior para ocultar una sonrisa—. Tal vez... me dirigía al callejón Diagon —aclaró con un aire misterioso, con tal de plantar la semilla de la duda en el rubio.
code by HARDROCK



Narcissa E. Black

avatar
Narcissa E. Black
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Lucius A. Malfoy el Vie Ago 29, 2014 1:19 pm

Even with  the dark side?
Lucius la contemplaba impasible, terriblemente serio. A pesar de la tensión de sus músculos, conseguía dominar su cuerpo de tal forma que todo su gesto irradiara un rumor agradable a naturalidad y aristocracia, pose tan típica en los Malfoy como su característico pelo rubio. Escuchó sus preguntas con el ceño ligeramente fruncido y miró discretamente alrededor, como si quisiera encontrar merodeando por allí cerca a quien fuera con quien había quedado Narcissa. Al cabo de un momento se rindió en su propósito y volvió a fijar la vista en la chica que tenía ante sí, alzando una ceja. Desde luego, estaba claro que él no tenía por qué darle explicaciones a nadie sobre el motivo de su visita a Knockturn: de haber sido cualquier otra persona quien le hubiera preguntado habría contestado con un enigmático "Negocios" y habría pasado de largo. Sin embargo, era Narcissa Black quien le dirigía una mirada atenta. No quería hacerle pensar que en su matrimonio lo compartiría absolutamente todo con ella, pero no estaba de mal que hubiera algo de confianza entre ellos. Quizá un motivo de propiciar eso sería contestar a sus preguntas de la forma más sincera posible.- He venido a Borgin & Burkes. Esperaban un encargo de mi padre y él no podía venir, así que le he hecho el favor. -Le miró de forma como si la estuviera retando a decir algo ofensivo o puntilloso al respecto. El malhumor por sentirse como un elfo doméstico volvió a él con la fuerza de un ciclón y tuvo que permitirse un momento para desviar la vista a un lado y relajarse un segundo. Después de tomarse un momento, volvió a fijar la vista en ella y alzó una ceja de forma inquisitiva. Aunque no hizo ninguna pregunta, se dio el lujo de exigirle algo.- Tu turno.  -Se refería, por supuesto, a que le dijera qué diablos estaba haciendo ella allí.


Conocía a aquella muchacha desde prácticamente que nació y podía incluso decir que tenía bastante confianza con ella, pero su relación parecía ser un constante tira y afloja para ver quién quedaba por encima del otro. Eran dos serpientes y no se esperaba otra cosa fuera de eso. Ambos luchaban por su orgullo y amor propio aunque eso les lanzara de cabeza a la perdición. Sin embargo, en aquel momento Lucius se permitió dejar perder milímetros de su terreno al ver a Narcissa en actitud incómoda y abrazándose el bajo vientre. Parecía irremediablemente vulnerable y Lucius pudo sentir casi un tirón dentro de sí mismo que le hacía sentir una clara atracción por ella. Eso le dejó patidifuso: siempre le habían gustado las mujeres fuertes, decididas, pero en aquel momento el papel de damisela en apuros de Narcissa le había dejado sencillamente sin palabras. Quizás, después de todo, aquel matrimonio concertado no estuviera tan mal como en un principio había pensado. Para poder distraer su mente, le dedicó una mirada que recorrió su cuerpo de arriba a abajo y frunció el entrecejo. No había encontrado nada que le hubiera desagradado en el plano físico, pero ella no parecía encontrarse en su mejor momento. Las siguientes palabras que salieron de la boca de Lucius fueron quizás las más sinceras que había pronunciado hasta entonces.- Narcissa, ¿estás bien? -El orgullo Black era algo conocido en todo el mundo y no esperaba una respuesta muy franca por su parte, pero se sentía en la obligación de preguntar. Quizá incluso estuviese un poco preocupado por ella, por más que hubiera intentado que la pregunta sonara lo más desenvuelta posible.


Toda su intención pacífica y su actitud diplomática se vino abajo en cuando escuchó el tono divertido de la chica alzarse por entre las paredes de aquel callejón. Aquello era un desafío en toda regla, una burla que hizo que sintiera un par de patadas en el estómago. Se tomó la licencia de acercarse un par de pasos más a ellas y la miró con el entrecejo fruncido, escogiendo sus siguientes palabras con lentitud y exhalándolas del modo más frío posible.- Por supuesto que importa. -No desvió la vista de sus ojos azules en ningún momento, escrutándolos como si quisiera ver en ellos el brillo de una traición.- Narcissa. -Casi gruñó su nombre cuando ella le confirmó que estaba esperando a alguien. Podía sentir su propia sangre bullir con fuerza por entre sus venas.


code by HARDROCK
avatar
Lucius A. Malfoy
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Localización : Malfoy manor.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Narcissa E. Black el Vie Ago 29, 2014 2:39 pm

Even with the dark side?
Poco a poco Narcissa se relajó. Sobretodo porque la respuesta que había recibido por parte del rubio parecía sincera. Incluso resultaba algo graciosa. Por más que intentó contener la sonrisa divertida, que provocaba pensar en Malfoy haciendo recados a su padre, no pudo evitarlo en absoluto. Al menos no soltó una carcajada. Se relamió los labios y sonrió, pensando la mejor manera de contestar sin hacerlo enfadar. Quería burlarse, pero él la miraba advirtiéndole que no lo hiciera. Él no quería oír comentarios al respecto y eso a Narcissa la motivaba para decirlos.

¿Lucius Malfoy haciendo un favor? ¡Esto es algo que no se ve todos los días! —exclamó con sorna.

El problema no era la ira que pudiera despertar en el rubio, sino que a continuación era el turno de ella para confesar qué estaba haciendo por allí. En verdad no se avergonzaba de que la vieran por aquel sitio sucio y de mala reputación, lo que la mataba era tener que admitir el haber perdido de vista a su hermana. Por suerte ya había hecho las compras por las cuales había decidido ir a allí y no tendría que molestarse por continuar en aquel sitio de no haberse topado con el hijo de los Malfoy. ¿Ahora cómo le explicaba su situación sin mentirle? No había de otra...

¿Mi turno? —cuestionó con fingida sorpresa, la inocencia y la confusión podían retrasar un poco el momento mientras continuaba pensando cómo decir las cosas.

Ya no había lugar en su cabeza para cuestionamientos sobre el amor y cómo sería convivir con Lucius. Ella quería una relación bonita, sin secretos ni mentiras. Pero ahora parecía ser la primera que pensaba en ocultar las cosas. Una parte de ella se sentía culpable y frunció ligeramente el ceño, molesta consigo misma. Estaba segura que Malfoy no le había mentido respecto al encargo de su padre, no habría inventado algo que lo hiciera quedar por debajo de alguien más, sin importar que ese fuera su padre. Entonces Narcissa tendría que contar lo ocurrido. Respiró hondo y se quedó a medio camino de empezar a hablar. La repentina pregunta del rubio la tomó desprevenida.

¿Estaba bien? Ella no sabía cómo contestar. Parecía que el mismísimo Malfoy quería forzarla a mentir. Era extraño que él mostrara preocupación alguna, sobretodo hacia ella. Así que la rubia debía estar comportandose de alguna manera muy extraña como para que aquello estuviera ocurriendo. Volvió a detestarse y procuró cambiar de posición. No retrocedió cuando Malfoy se le acercó, sino que dejó de abrazarse a si misma y simplemente se mostró altiva y perpleja.

Por supuesto que estoy bien, Lucius —mintió a la perfección, sin ánimos de decir que él no hacía más que confundirla con su mera presencia y a ella eso no le gustaba—. ¿Por qué preguntas?

Se mantuvo firme en su posición pero aún su ceño estaba surcado por unas finas lineas. De repente había visto una grieta en el rubio y se había querido aprovechar de ello. Parecía que Lucius Malfoy no toleraba la idea de que ella pudiera verse con alguien más mientras que él podía andar de flor en flor como un maldito mujeriego. Si tan solo esos rumores no fueran ciertos, entonces Narcissa no se preocuparía tanto.

No le veo la importancia —insistió con terquedad—. Vine con mi hermana Bella a hacer unas compras y simplemente la perdí de vista. Me dirigía al callejón Diagon cuando aquel imbécil se topó en mi camino y podría haberlo solucionado yo sola si no hubieses aparecido —explicó con un poco de prisa en la voz, dispuesta a confesarlo todo. Luego desvió la mirada y esperó a que se le pasara el enfado a su prometido—. Tengo respeto por mi misma, por si tienes esas dudas... —añadió con esas palabras de doble filo, dispuesta a clavárselas a Lucius sin piedad..

code by HARDROCK



Narcissa E. Black

avatar
Narcissa E. Black
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Lucius A. Malfoy el Vie Ago 29, 2014 4:01 pm

Even with the dark side?
Hizo caso omiso al comentario burlón sobre su nuevo oficio de recadero, pasándolo por alto como quien obvia a un crío decir una tontería. Como toda respuesta Narcissa sólo obtuvo una mirada condescendiente quizá teñida con falsa compasión, como si Lucius se estuviera preguntando en lo más profundo sobre la salud mental de su prometida. 

La respuesta de la rubia para indicarle que se encontraba a la perfección no le pilló por sorpresa. Sin embargo, a pesar de haber esperado una respuesta similar, la actitud de Lucius no cambió en absoluto. Seguía mirándola con una ceja alzada, escrutando su rostro con minuciosidad. Tomó una bocanada de aire para darse unos segundos para pensar y acabó encogiéndose de hombros en un gesto casi imperceptible desde fuera. Como buena serpiente, sabía lo herméticas que podían llegar a ser en momentos dados. Narcissa no parecía muy dispuesta a confesarle lo que le ocurría.- Por nada en especial. Simple preocupación. -Hizo un pequeño énfasis en la última palabra mientras componía una minúscula mueca que quería asemejarse a una sonrisa. 

Alzó una ceja cuando siguió escuchándola y apretó los dientes en un vano intento de mantener la compostura, tensando la mandíbula en el proceso. Por una parte era de agradecer que le hubiera confesado la verdad sobre el motivo de su estancia en aquel lugar, pero era más relevante la parte de su discurso que encendía la ira de Lucius. Tragó saliva con parsimonia antes de contestar.- Espero que nunca pierdas ese respeto, Narcissa. Sería una lástima. -Ya había abierto los labios para añadir una nueva amenaza igual de sutil cuando un mago desconocido pasó por al lado de ellos. Pareció reconocerlos a ambos y tras un momento de duda se paró a saludar.- ¡Señorita Black! ¡Señor Malfoy! Siempre es un placer verles. -Lucius le miró con el gesto visiblemente contrariado: no le gustaba que alguien le interrumpiera en medio de una conversación. Pudo reconocer al mago que les saludaba tras mirarle durante unos segundos: no era más que un sangre-pura de clase media que trabajaba para Gringotts.- Lo mismo digo, señor Allen. -Le dedicó una fría sonrisa e hizo ademán de continuar su camino, no sin antes rodear la cintura de Narcissa en una invitación de lo más delicada a que le acompañase. No estaban pasando desapercibidos ante todos los viandantes, de modo que lo más inteligente era simular ser una pareja normal.- Sería mejor hablar en un lugar más discreto, querida.

Comenzó a andar hacia la salida de Knockturn tras asegurarse de que la chica le acompañaría, aunque fuese medio obligada. No estaba utilizando la fuerza bruta para hacer que le siguiera: simplemente una presión ligera de su brazo sobre su cintura y baja espalda se aseguraba de que salieran de allí juntos. Su cintura, enjuta y apetecible, se sentía bien bajo el contacto de la túnica. Al tenerla tan cerca podía aspirar con total comodidad su aroma y apreciar mejor la naturalidad de sus movimientos. Lucius aún no podía verla como lo que era para él, una niña, pero todo indicaba que en cuanto creciera un par de años más se convertiría en una mujer arrebatadora. En realidad ya lo era a su edad, pero teniendo sólo quince años Lucius no podía mirarla como algo más. Sus pestañas aún no quitaban su aliento y su andar aún no era lo bastante preciso. Una niña.

Finalmente, Malfoy detuvo su paso al tener delante el inicio del callejón Diagón. A lo lejos se veía la Heladería de Fortescue, que era adonde quería llegar. No era el mejor sitio del mundo, estaba claro, pero lo prefería antes que al Caldero Chorreante. Justo antes de entrar en Diagón, giró el rostro hacia Narcissa con ligereza y alzó una ceja, solícito.- No te negarás a tomar algo conmigo, ¿verdad? -Parecía haberse convertido en alguien completamente distinto. No es que su estrategia fuera del todo macabra, ni mucho menos, pero estaba claro que aquel no era el mejor lugar del mundo para discutir.
code by HARDROCK
avatar
Lucius A. Malfoy
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Localización : Malfoy manor.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Narcissa E. Black el Lun Sep 01, 2014 7:29 pm

Even with the dark side?
Estaba siendo tratada como una cría, como una de esas niñas tontas a las que todo el mundo ignora. Eso provocó que Narcissa enrojeciera, mezcla de vergüenza y furia. ¿Por qué Lucius tenía que comportarse como un estirado de aquel modo? Solo tenía diecisiete años, dos más que la rubia. Sin embargo ambos habían sido criados de manera muy distinta, estaban destinados a ser la cara de sus familias y no podían comportarse como más quisieran. Cissy tuvo que recordarse eso antes de armar un jaleo.

El truco de la preocupación casi desarmó a la rubia. Decidió suavizar sus facciones y aceptar que tal vez los rumores no eran ciertos, tal vez tenía una oportunidad única con aquel joven Malfoy. Respiró hondo y dejó a un lado todas las preocupaciones tontas, se centró en la mirada plateada y sonrió con agrado. Sus finos labios se curvaron en una pequeña sonrisa, lo suficiente como para demostrar que volvía a ser la chica sumisa, la niña que se portaba lo mejor que podía. Era todo un papel que solía interpretar, sobretodo cuando estaba delante de sus padres o solo la situación lo ameritaba.

Gracias por preocuparte.

Las palabras salieron suaves y gentiles de su boca, realmente no se estaba burlando ni nada por el estilo. Una parte de si, una que no era falsa, estaba mas que agradecida por ese gesto que tenía Lucius. Tal vez era poco real pero debía admitir que en cuanto a estrategia era la mejor. Narcissa casi sentía que no tenía ganas de pelear o mostrarse rebelde. Mas no duró mucho tiempo. Quizá porque Lucius insistía en dudar de ella, mostrando un aire posesivo que a la rubia poco le agradaba. Toda la nube de pensamientos negativos cayó sobre Cissy y no pudo contener sus palabras. Quería, mediante indirectas, hacerle saber que ella no era tan tonta como todos pensaban, que los rumores también llegaban a sus oídos y ella sabía que eran más que simples chismes. Fue entonces que la respuesta recibida por el rubio la enfureció más aún. ¡Ella no debía preocuparse por perder el respeto sino que era él quien ya lo llevaba perdido hacía tiempo! Quiso gruñir, pero hubiese quedado poco bien visto en una dama. En su lugar sacó a relucir su mejor sonrisa.

Hay otras cosas que dan verdadera lástima —escupió con firmeza, interrumpiendo sus intenciones de seguir hablando y dando por zanjado el tema.

Fue entonces que un par de pasos surgieron de repente, alguien se acercó para pasar junto a la pareja y se detuvo justo para reconocerlos y saludarlos. Lucius Malfoy y Narcissa Black discutiendo en medio del callejón Nockturn, seguro eso daría pie para que se armara un gran escándalo si comenzaba a rumorearse que los habían visto. Narcissa bajó la mirada y se mostró como una joven amable, respondiendo al saludo luego que su prometido. Por suerte el hombre no tenía intenciones de entablar una conversación, tal vez suponía que no era buen momento y eso era algo más de lo que preocuparse. Ojalá no hubiera luego rumores sobre lo que estaban haciendo ambos allí, eso pedía Cissy silenciosamente dentro de su cabeza. Tragó saliva nerviosa y levantó la vista para encontrarse con el rostro de Malfoy demasiado cerca del suyo. En un despiste había permitido que el rubio acortara la distancia y rodeara su cintura de manera muy natural. En eso no tenía nada que quejarse, Narcissa sabía que ambos hacían una pareja perfecta a la vista de los demás. Por eso mismo se mordió la lengua y aceptó ser guiada por Lucius. Uno de sus mayores deseos era que no solo aparentaran ser una pareja fantástica, sino que en verdad lo fueran. La niña que se enamoró de Malfoy brincaba de todos modos muy feliz en su interior.

Como tu digas, cariño  —replicó con falsa dulzura, pero consciente de que Malfoy tenía toda la razón: no estaban siendo nada discretos.

El sitio donde Lucius había colado su mano se sentía cálido y hormigueaba. Era extraño cómo con tan poco Narcissa podía experimentar tantas cosas. Su corazón se había acelerado y procuraba ocultar el nerviosismo, lo hacía a la perfección por supuesto. Acostumbrada a fingir, no le costaba nada aparentar que todo iba normal. Aunque dentro de su cabeza no veía la hora de salir de aquel callejón e ir al lugar donde Malfoy la estaba llevando. ¿Qué sitio podía ser más discreto? Muchas ideas, una mas descabellada que la otra, atravesaron la mente de la rubia y provocaron un leve sonrojo en sus mejillas. No, no estaba lista para que sus hormonas se liberaran. Respiró hondo y agradeció que Lucius la condujera directo hacia el Callejón Diagon y apuntara a la heladería de Florean. La idea de tomar algo en compañía de su prometido se le hacía irreal, pero al mismo tiempo le fascinaba. Con un ligero brillo en sus ojos afirmó complacida a la pregunta del rubio. ¿Cómo podía negarse?

Sería todo un placer que me invitaras a tomar algo contigo  —respondió con voz gentil, la intención era hacer pasar sus palabras por una respuesta cordial mas estaba cargada de verdad y eso era muy seguro que Malfoy no lo distinguiera.
 

code by HARDROCK



Narcissa E. Black

avatar
Narcissa E. Black
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Lucius A. Malfoy el Lun Sep 01, 2014 9:06 pm

Even with the dark side?
No le pasó por alto la pulla, sin embargo, metido en su papel de prometido normal y corriente como estaba, decidió hacer caso omiso. Aunque por fuera aparentara estar cómodo e incluso se permitiera fingir estar en uno de los momentos más agradables del mundo, su mente bullía a una velocidad impresionante. Él también era Slytherin y podía jugar al juego del sarcasmo, de modo que no necesitó ningún croquis para sobreentender que se refería a sus salidas nocturnas. No era desconocido para nadie en Hogwarts que Lucius Malfoy era uno de los estudiantes más codiciados, ya fuera por su atractivo o por su inteligencia, y tampoco pasaba desapercibido que pasaba muchas noches en vela disfrutando de la compañía tanto de chicos como de chicas. Ante la indirecta, Lucius la observó de reojo y se permitió mostrar una sonrisa de autosuficiencia.- Mhm, qué rico olor a celos. -Su intención nunca había sido ofenderla, en realidad, por raro que resultase. No había hecho nada con la intención de atacarla, simplemente se limitaba a pensar en sí mismo y en el placer que sus hormonas buscaban, nunca en Narcissa. Ignoraba si el resto del castillo pensaba que buscaba en otros lo que Narcissa no podía darle, pero tampoco le importaba saberlo. Sus escapadas nocturnas habían estado ahí desde muchísimo antes que Narcissa Black llegase a su vida, y probablemente seguirían ahí hasta que al menos estuvieran casados o él se dignara a admitir que ella se había ido colando poco a poco en su vida.

Porque claro, él jamás podría asumir estar loco por Narcissa, así como ella jamás daría muestras de sentir lo mismo por él. Ambos estaban hechos de una pasta muy parecida, después de todo, y el orgullo iba por encima de todo lo demás. El hecho de que Lucius oliera a narcisos en su Amortentia era algo sencillamente casual, una coincidencia que no estaba relacionada en absoluto con que su prometida fuera la menor de las Black. Así como tampoco influía en nada el que se hubiera descubierto a sí mismo pensando en ella cuando pasaba la noche con otras chicas. No. Él no estaba enamorado. Ni hablar.

Quizá en su empeño por no reconocer lo evidente, pero también empujado por un instinto que le obligaban a suavizar un poco la situación, se arrimó un poco más a ella buscando sentir el calor de su costado. El contacto era casi electrizante, algo completamente nuevo para él. Nunca había sentido nada al acercarse a ninguno de sus amantes: si acaso excitación carnal, pero poco más. Nada similar a aquello. Pero él era un buen mentiroso, quizá de los mejores, así que no tuvo problemas en engañarse a sí mismo y excusarse pensando que todo había sido una farsa más, un movimiento -completamente innecesario- para simular frente a los demás. Y el beso que seguidamente depositó en su pelo fue por si había algún periodista del Profeta fotografiándolos. Y el que aprovechando la cercanía inhalara por las fosas nasales en busca de saborear su aroma, fue una reacción irremediable: tenía que respirar para no acabar ahogándose. Oh, sí, Lucius Malfoy era un gran actor, pero su mejor actuación era la de mentirse a sí mismo.

Quizá le apetecía musitar un "Tenemos que hablar de esto" o directamente arreglar las cosas con ella, pero una vez más su orgullo estaba por delante. Jamás se rebajaría ante nadie. No se había vuelto tan loco aún.

Llegaron a Diagón y Lucius se detuvo cuando tuvieron la heladería de Fortescue delante. Miró alrededor en un intento de ver si había mucha gente cerca, y al descubrir que sí, se separó un poco de Narcissa y retiró el brazo de su cintura, comenzando a entrar en el establecimiento. En el interior tendrían mucha más intimidad, sobre todo cuando Fortescue les condujo a un reservado privado. Malfoy no había avisado de que iba a ir, pero su familia era tan importante que allá por donde fueran les agasajaban de la mejor manera. Cuando estaba cruzando ya el establecimiento de punta a punta, aminoró el paso a la mitad y giró el rostro hacia atrás, como si quisiera verificar que la rubia le estuviese siguiendo. Cuando se sentaron, Fortescue se retiró para llevarles la carta y ambos se quedaron solos de nuevo. Lucius alzó una ceja antes de mirar a Narcissa.- Deberíamos acostumbrándonos a hacer salidas así. No deberías rehuir a tu prometido, Cissy. -Masculló la última frase haciendo una clara referencia al encuentro anterior, modulando su tono de voz para que sonara indiferente y no dejar ver ningún rastro de reproche.

code by HARDROCK
avatar
Lucius A. Malfoy
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Localización : Malfoy manor.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Narcissa E. Black el Lun Sep 01, 2014 10:26 pm

Even with the dark side?
Lo detestaba con todo su ser. Narcissa Black odiaba a su padre por haberla prometido con aquel ser despreciable que se jactaba de los celos que provocaba en ella. ¿Cómo no iba a sentir tales sentimientos cuando luego quedaba como la estúpida del colegio? Cissy la ingenua, Cissy la niña tonta, Cissy la de los enormes cuernos. Lo peor de todo era que tenían razón. La pequeña de los Black era una estúpida. Porque si bien no podía cancelar aquel estúpido compromiso tampoco era capaz de engañar a Malfoy. No se trataba de su naturaleza posesiva y celosa, eso no le impedía a la rubia hacer lo que quisiera. Era algo mucho más complicado que residía en su interior. Tenía las mismas posibilidades que Malfoy para estar con quién quisiera pero ella prefería mantener una reputación menos escandalosa y reservarse para el matrimonio. Realmente era una tonta...

Me parece que hueles mal —se atrevió a murmura, con un gesto impertérrito.
 
Luego se mantuvo callada. En su cabeza tenía otro problema mayor y más real que los celos. De repente Lucius Malfoy estaba tomándose demasiadas libertades con la excusa de aparentar que eran una pareja encantadora. Cuando se acercó hasta rozar por completo su costado, Narcissa contuvo un instante la respiración. Aquello era demasiado. El calor comenzaba a crear mariposas en su estomago. Intentaba concentrarse en su alrededor, ver alguna cara conocida, pero nada resultaba. Realmente lo estaba disfrutando y se debatía entre caminar más lento o apresurar el paso para llegar de una buena vez al destino. Su corazón dio un vuelco mortal en cuanto los labios masculino acariciaron su cabello. Se estremeció de pies a cabeza y por mas que intentó controlar el rubor de sus mejillas estas se tiñeron levemente y la obligaron a bajar el rostro. Estaba avergonzada. Aquella muestra de afecto en público la había dejado desarmada. Inconscientemente buscó la cercanía de Lucius y se acomodó contra su cuerpo mientras disfrutaba de aquellos últimos instantes. Atesoraría ese momento entre sus mejores recuerdos, por más farsa que hubiese sido todo.

Al llegar a la heladería reprimió un gemido de protesta y presionó sus labios en una fina linea recta al ver que el rubio la soltaba. Era libre, ya que no había muchas más miradas que las del señor Fortescue quien los guiaba hacia un apartado privado. Beneficios de portar un apellido de renombre. Esta vez eran dos linajes importantisimos los que llevaban ellos. Narcissa alzó su mirada para demostrar el temple y orgullo de los Black. Aunque obsequió una sonrisa divertida a Lucius cuando éste volteó para comprobar que le estaba siguiendo. Acababa de ser hechizada por el rubio, no tenía a dónde ir mas que seguirle los pasos.

Cuando tomaron asiento se mantuvo firme a pesar de que Fortescue se marchó. Narcissa apenas pestañeó mientras recuperaba el aire y procuraba tranquilizarse. En su interior había muchas mariposas revoloteando y necesitaba que se murieran. Las palabras de Lucius atraparon su atención.

Deberías invitarme mas a menudo, Lucius —comentó con aparente indiferencia—. Sabes que no te rechazaría. Pero siempre pareces tan ocupado... Lo que menos querría hacer es molestarte, puedo ocupar mi tiempo en otras cosas también.  

Se reservó otros comentarios que podría haber hecho al respecto y dibujó una sonrisa cuando el señor Florean regresó con la carta. Ella la aceptó con educación, a pesar de que no necesitaba leerla. Siempre que visitaba la heladería pedía lo mismo y el hombre lo sabía. Aquel circo era solo porque el vendedor de helados estaba tratando con los hijos de dos familias tan importantes que ante el más mínimo error podían cerrar su tienda y mandarlo a la banca rota. Como esta vez Narcissa iba acompañada decidió esperar a que su prometido decidiera primero lo que iba a tomar. No se imaginaba a Lucius Malfoy pidiendo una copa para compartir, mas se sonrió con diversión al pensarlo. Ella se pediría una copa helada de fresa para ella sola en cuanto tuviera la oportunidad.

code by HARDROCK



Narcissa E. Black

avatar
Narcissa E. Black
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Lucius A. Malfoy el Lun Sep 01, 2014 10:53 pm

Even with the dark side?
Se acomodó mejor en su asiento, observando con actitud crítica su alrededor. Dentro de lo que cabía, aquella heladería no estaba tan mal. Era cierto que de vez en cuando uno se podía encontrar a un Weasley o a otras personas non-gratas por aquellos lares, pero todo quedaba solucionado cuando le ofrecían estar en un reservado. Y los helados estaban buenos, había que admitirlo. Quizá lo que peor llevaba era el tema de la decoración; era tan normal... tan corriente... Una bazofia en comparación con la del Unicornio Plateado, el mejor restaurante exclusivamente mágico de todo Londres. Quizá llevara a Narcissa a almorzar o a cenar allí, aún no lo había decidido.

Dejó de entretenerse observando el establecimiento cuando escuchó las palabras de la menor de las Black y centró su atención en ella. Al contrario de lo que cualquier otra persona hubiera hecho en esa misma situación, a Lucius se le escapó una sonrisa de burlona diversión cuando escuchó su indirecta, e incluso dio un resoplido de risa: un golpe de aire que parecía haber sido una carcajada.- Oh, Merlín. Sentiría en lo más profundo estar distrayéndote ahora mismo. Si tienes a alguien mejor con quien estar puedo volver en otro momento. -Aunque la voz de Lucius parecía estar en broma, sus ojos brillaron por un momento con fría luz de celos. Ni pensaba que tuviera a alguien mejor con quien estar ni pensaba volver si ella le exigía que se fuera. Quizá ni siquiera pensaba irse. Y quizá ella ya lo supiera.

Había escuchado en más de una ocasión que cuando los Slytherin amaban, lo hacían para toda la vida; pero jamás se hubiera imaginado que se pudiera amar así. Quizá su caso era excepcional: se juntaba su espíritu serpentino con su sangre Malfoy; nada bueno podía salir de ahí. Su forma de demostrar el amor era atípica, incomprensible, y se manifestaba de forma tan efímera que apenas podías captar su esencia. Pero sin embargo ahí estaba: lidiando con una chica que por mucho que pudiera darle un heredero le producía dolor de cabeza y a quien no tenía necesidad de ver más de lo necesario. Y ahora estaba aprovechando su tiempo libre para estar allí... Incomprensible.

Dejó de mantener los ojos fijos en los de ella cuando Florean se acercó para entregarles las cartas. Él ni siquiera abrió la suya. Sabía de sobra lo que quería tomar, así que aprovechó la ocasión en la que el camarero volvió para tomarles nota y dijo.- Por mi parte, una copa de menta y nata. -Después miró a Narcissa y alzó ambas cejas, invitándola a que se lo dijera ella misma.- Y la señorita tomará...
code by HARDROCK
avatar
Lucius A. Malfoy
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Localización : Malfoy manor.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Narcissa E. Black el Mar Sep 02, 2014 2:02 am

Even with the dark side?
Aprovechó el momento que Malfoy observaba con detenimiento a su alrededor para poder contemplar sus facciones. ¿Cuántas veces se había embobado admirando el bello rostro del slytherin? Innumerables. Desde pequeña había caído rendida ante el encanto de Malfoy y aún hoy en día sus sentimientos eran irrevocables. Si bien las facciones masculinas habían ido madurando, alargándose y perfeccionándose hasta formar lo que parecía una escultura de arte con un increíble atractivo, sus sentimientos jamás habían cambiado. Se había enamorado y no podía cambiarlo. Quizá no había sido la única que le había echado el ojo, todas en el colegio se morían por tener a Lucius Malfoy. Pero ella había sido distinta, lo había admirado de lejos en un principio y se había ido acercando minuciosamente hasta terminar de conocerlo. Ahora que resultaba saber mucho más de lo que al verlo por primera vez era increíble que su padre hubiera arreglado un matrimonio entre ellos. No sabía si el consentimiento de todos sus caprichos era algo bueno por lo que alegrarse inmensamente o debía sentirse desdichada. Ella seguía siendo diferente, parecía ser la única en todo el colegio que se casaría con Malfoy pero que aún no pasaba por su cama. Eso la habría hecho deprimir de no ser porque se conformaba con tan poco, como admirar el rostro masculino y preguntarse qué se sentiría acariciar su mejilla o delinear sus cejas y labios con el pulgar. ¿A qué olería su cabello? Tantas incógnitas que aún Narcissa no se atrevía a solucionar... 

Se asombró cuando los ojos plateados volvieron a centrarse en ella y la agarraron in fraganti. Estaba admirándolo pero aún así no de manera tan obvia. Cualquier atisbo de fascinación quedó oculto tras una fachada de tranquila indiferencia. Eso era lo que ella se repetía mil veces que le provocaba estar en compañía del rubio: absoluta indiferencia. Cuán alejado de la realidad estaba eso. Mordió su labio inferior al ver cómo resoplaba con sorna. Si lo hacía de nuevo Cissy podía morir encantada. Mas no se lo pidió, solo escuchó lo que tenía para decir. 

Te recuerdo que estaba con mi hermana, Bella —murmura con calma y rueda los ojos—. El asunto siempre es al revés, el que parece tener siempre mejores personas con las que estar eres tu, Lucius. Ahora ya estamos aquí.

Era una rubia tonta, pero solamente cuando se trataba de Lucius Malfoy. No importaba las veces que intentara remediarlo. Nunca podía encontrar a alguien mejor que Lucius, alguien realmente digno con el cual engañarlo. Porque a ella le dolía pensar que el rubio estaba con otras personas en lugar de ella y no quería devolverle con la misma la moneda. Si bien cuando se trataba de otras personas no tenía problemas en jugar sus mismos juegos y vengarse como era debido, a Lucius no podía hacerle nada que realmente lo lastimara. Quizá disfrutaba de verlo celoso, pero no pensaba traicionarlo. Ojalá él comprendiera eso y la apreciara como era debido. Mas las cosas eran como eran y Narcissa se creía la más tonta de todas las chicas del colegio. Su hermana seguramente se estaría riendo de ella..

Una fugaz idea atravesó su mente cuando estaba pensando en Bella. De repente se le ocurrió que aquella extraordinaria coincidencia no lo era tan así. ¿Era posible que la mayor de las Black se hubiera encargado de tramar todo aquello? Observó a su alrededor como si así pudiera descubrir a la morocha espiándolos. Solo era simple paranoia. Por suerte el señor Florean regresó para atenderlos y complacerlos. Malfoy pidió por él y Narcissa sonrió de manera encantadora al joven hombre antes de pedir.

Una copa de fresa y chocolate —solicitó.

Tan pronto como Cissy dejó de hablar Fortescue se marchó con una sonrisa. A Narcissa le agradaba el hombre, le gustaba su tienda y disfrutaba de sus helados. Sin embargo percibía en Malfoy que eso no era muy bien visto. Sus padres no disfrutaban mucho de aquel lugar. No entendía cómo sus prejuicios podían alejarlos tanto de los simples placeres. Mas ella no se limitaba de aquel modo. Por suerte Lucius tampoco eran tan encasillado.

¿No tenías otros planes antes de que nos encontráramos de casualidad? —cuestionó con curiosidad, sin esperar una respuesta sincera.  

code by HARDROCK



Narcissa E. Black

avatar
Narcissa E. Black
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Lucius A. Malfoy el Mar Sep 02, 2014 12:29 pm

Even with the dark side?
Escuchó las palabras de Narcissa con un desinterés totalmente fingido. Era cierto que su mirada vagaba de un lado a otro sin parar, como si cualquier detalle de la heladería fuera más importante que su interlocutora, pero su atención estaba fija en ella. Le solía pasar a menudo cuando intentaba dar impresión de indiferencia: simulaba centrarse en cualquier otra cosa pero su mente seguía con celo la conversación que estuviera manteniendo.

Hizo como el que observaba detenidamente la pared de al lado antes de fijar la vista en los ojos de Narcissa. Sabía que la información era en parte cierta: él mismo había visto a Bellatrix alejándose del lugar donde estaba Narcissa, pero eso no le aseguraba que hubieran estado juntas. No es que se fuera a jugar una mano para asegurar la integridad moral de Bellatrix, estaba claro, pero creía conocerla lo suficiente como para suponer que no dejaría a su hermana menor abandonada en pleno Knockturn. Quizá no por pura preocupación, sino por miedo al qué dirán, pero fuere como fuese no la habría dejado allí. Merlín, era recordar al mago tan cerca de ella y Lucius sentía una oleada de rabia recorriéndole el estómago. Ya se encargaría él de intentar encontrarlo más tarde. Nadie se acercaba tanto a su prometida sin arrepentirse en el intento, y un simple Expulso no era suficiente venganza.

Tuvo que hacer un verdadero esfuerzo para abandonar sus macabros planes y volver a la realidad. No estaba seguro de no haber dejado entrever un brillo de peligrosidad en su mirada, pero le importaba bien poco. Todos sabían a qué jugaban cuando se metían con un Malfoy, así que estaban advertidos de antemano.- Hablando de tu hermana, la vi irse poco antes de que me entraran unas peligrosas ganas de matar a alguien. -Se refería, por supuesto, al encuentro con el desconocido. Lucius frunció el entrecejo sin apartar la vista de Narcissa y murmuró.- Ten cuidado con quién vienes a Knockturn, Narcissa. -No fue consciente de que sus palabras se podían interpretar como si estuvieran teñidas de preocupación, quizá porque lo estuvieran realmente. Pero se sentía en la obligación de cuidar de ella. No sabía exactamente por qué: esperaba que simplemente fuera porque le tenía cierto aprecio y porque se casarían cuando ella saliera de Hogwarts, pero algo dentro de sí le decía que no era así.- No sólo eres una Black, sino que pronto serás la señora Malfoy. -Quizá hablarle de aquello a una chiquilla de quince años era demasiado, pero ambos habían sido educados para tener siempre en mente eso. Lucius se permitió suspirar y puso cara de circunstancia, como si lamentase que ella estuviera envuelta en todo aquello.- Mucha gente querrá llegar a ti para hacerme daño a mí. -¿Esa era su forma de decirle que, después de todo, ella le importaba? Un Slytherin de pura cepa. Enmascarando la verdad a través de palabras confusas y sutiles.

Se echó hacia delante en su asiento para acomodarse mejor, adoptando una postura rígida y aristócrata. Llevaba tanto tiempo aprendiendo y utilizando aquellos gestos refinados que ya le salían con naturalidad, como si hubiera estado diseñado para eso. En cierta forma, así era.

Frunció el entrecejo cuando escuchó la última pregunta de la rubia, tomándosela como si le estuviera reprochando haberla invitado a estar un rato juntos. Sin cuestionárselo dos veces, su rostro se transformó al instante en una mueca de indiferencia y su voz adoptó un tono gélido.- Había quedado con Damon y Rabastan cuando mi padre me llamó. -Lo que había seguido a su llamada había sido la tajante orden de ir a Knockturn y recoger el paquete. Paquete que aún llevaba encima. Oh, Merlín, su padre iba a matarlo por la tardanza. Lucius frunció el entrecejo y sacó el encargo de entre sus pliegues de su túnica.- ¡Noddy! -Un elfo doméstico apareció al instante frente a sus narices, retorciéndose las manos con nerviosismo y fijando unos ojos admirados en Lucius.- ¿Sí, amo Lucius? Noddy está para servirle, señor. -Malfoy rodó los ojos con impaciencia y le tendió el paquete, sin echar mucha cuenta del elfo.- Vuelve a Malfoy manor y dale esto a mi padre. Dile que estoy con la señorita Black y que tardaré en llegar. -Estaba dando por supuesto antes de tiempo que Narcissa accedería a quedarse más tiempo, pero no le importaba en lo más mínimo. Si ella no se quedaba con él, ya encontraría algo interesante que hacer.- Vete. -El elfo desapareció al instante y Lucius volvió a centrarse en Narcissa, intentando recordar qué le estaba diciendo.- Así que no, no tenía grandes planes. ¿Supone una molestia?

code by HARDROCK
avatar
Lucius A. Malfoy
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Localización : Malfoy manor.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Narcissa E. Black el Mar Sep 02, 2014 5:10 pm

Even with the dark side?
Sus manos descansaban nerviosas sobre su falda. No podía dejarlas quietas, se las estrujaba con insistencia mientras admiraba el perfil de Malfoy. Acababa de recordar al rubio que ella sólo había ido al callejón Knockturn con su hermana y la había perdido. Era lo más sincero que le había dicho hasta el momento. Ofendía que Lucius no mostrara credibilidad en su mirada. Mas no iba a molestarse en intentar convencerlo. Narcissa no solo había ido a perseguir la falda de su hermana mayor, ya no era una niña. En el bolsillo de su vestido llevaba un saquito de tela con ingredientes para pociones muy peculiares y poco accesibles. Tampoco estaba en su obligación contarle toda su vida al rubio. Desde luego que eran prometidos pero eso no significaba mucho, después de todo ambos tenían sus secretos.

¿Crees que Bella te habrá visto? Tal vez me este buscando... —comentó con un deje de preocupación, lo que menos quería hacer era fastidiar a su hermana—. ¿Qué insinúas Lucius? ¿Debo pedirte que me acompañes cuando necesite ir a Knockturn? —quiso saber con aire ofendido, negándose a leer entre sus palabras teñidas de preocupación. ¿Estaba fingiendo? ¿Jugando con ella?

Escuchar de los labios de Lucius que pronto sería la señora Malfoy provocó un efecto placebo en ella. Sus ojos se agrandaron de la sorpresa y sus mejillas se tiñeron al tiempo que bajaba la vista a su regazo. No podía enfrentar la mirada plateada cuando en su cabeza se repetía la misma frase: Señora Malfoy, Señora Malfoy, Señora Malfoy. Ella no quería abandonar su apellido, pero al mismo tiempo desde muy pequeña había fantaseado con ser Narcissa Malfoy. Que muy pronto aquello fuera a hacerse realidad la sobrepasaba. Sobretodo porque no todo salía como ella había planeado...

Cuando levantó la vista se encontró con un rostro en Lucius que no estaba acostumbrada a apreciar. Lo examinó con curiosidad antes de que éste comenzara a hablar sobre cosas ridículas. ¿En realidad le importaba lo que pudieran hacerle a ella a costa de él? Narcissa no se lo creía. Es más, no iba a permitir que intentaran utilizarla como un simple objeto para llegar hasta Malfoy. Su sonrojo se acentuó pero demostrando un aire enfadado. Necesitaba dejar ciertas cosas en claro.

Ya sé que tienes cero confianza en mi, Malfoy —aclaró utilizando su apellido como señal de que la había fastidiado—. Pero me veo en la obligación de aclararte que puedo aparentar fragilidad pero sé cuidar de mi misma y no necesito que sientas lástima por mí, ni siquiera te preocupes porque nada malo ocurrirá.

Entonces respiró hondo y se calmó. Ya lo había dicho, había dejado todo bien en claro. Más aún así le preocupaba que hubiera gente capaz de hacer cosas impensables con tal de hacer daño a Malfoy. La semilla de la preocupación fue plantada en su interior y se permitió mirar con un gesto de ansiedad al rubio. ¿Qué haría si le pasaba algo? No sería capaz de soportarlo. Volvió a bajar la vista y procuró concentrarse en la conversación. Le había preguntado si no había cancelado otros planes para invitarla a tomar algo. Una parte de ella se consumía de celos al pensar que alguien más podía estar esperándolo. Al mismo tiempo le complacía poder disfrutar de su compañía aunque fuera por un rato.

En cuanto Lucius llamó a su elfo Narcissa se mantuvo tranquila y silenciosa. Sus ojos claros contemplaban con atención la escena que se desarrollaba delante sus ojos. La pequeña criatura que apareció no dejaba de temblar y mirar con fascinación al rubio. Los ojos saltones brillaban mientras recibía el encargo y sus manos arrugadas y escuálidas tomaron el paquete con cuidado. La eficiencia de los elfos domésticos no dejaba de asombrar a Narcissa. La pequeña bestia con orejas de murciélago desapareció tan rápido como se apareció. Y así Malfoy volvió a centrar la atención en ella. Por suerte los celos de Cissy no eran tan extremos como para llegar a preocuparse por un elfo. Tampoco le importaba que su prometido quedara con sus amigos o compañeros de casa, a pesar de que corría el rumor que al rubio le iba cualquier sexo a la hora de pasar un buen rato. Narcissa se sacudió esas ideas de la mente y en su lugar se preguntó cuán feliz haría al señor Malfoy la noticia de que su hijo pasaba un rato de caridad con su prometida...

En absoluto —admitió con una sonrisa tímida—. Solo me preocupaba que pudieras estar cancelando otros planes —explicó con dulce amabilidad—. Me alegra que pasemos un tiempo juntos.

Cissy no sabía si su tono dulce estaba sonando sarcástico o falso, pero tampoco le importaba. La verdad era que no podía sentirse más feliz. Lucius había sentenciado que llegaría tarde porque estaba con ella. Pensó que no podía sentirse mas tonta hasta que llegó el señor Florean con los postres. Sus ojos acabaron directo en su copa y supo que aquello era perfecto. Agradeció al vendedor de helados y tomó con cuidado la cuchara para llevarse un pequeño bocado de crema rosada a los labios. El helado de frutilla alcanzó su paladar y soltó un pequeño gemido a de aprobación. Entonces volvió a mirar a Malfoy y cayó en la cuenta de que no estaba sola, de que pronto observaría al perfecto e impertérrito Lucius Malfoy comiendo helado de menta...

En el colegio... —apuntó el tema de la charla en una dirección completamente nueva—. ¿Este año serás prefecto? —preguntó entre curiosa y amable, sabiendo casi con certeza la respuesta.      


code by HARDROCK



Narcissa E. Black

avatar
Narcissa E. Black
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Lucius A. Malfoy el Mar Sep 02, 2014 6:51 pm

Even with the dark side?
Había veces en las que Lucius Malfoy no sabía cómo reaccionar. Eran pocas, escasas. Apenas recordaba un par de ellas, como la vez en la que su prima Morrigan le confesó a la edad de siete años un amor incondicional, o como cuando Cygnus Black se presentó en la mansión para hablar con su padre y con él sobre su futuro matrimonio con Narcissa. Odiaba cuando algo así le sucedía, por pocas veces que ocurriera. Él siempre tenía algo que decir, una mala cara que poner o una mirada que dirigir, pero no en esas ocasiones. Entonces sólo era capaz de quedarse helado observando a su interlocutor y parpadear varias veces, como si a su cerebro le costase asimilar todo el proceso. Para su desgracia, la tercera ocasión que iba a pasar a su memoria a partir de entonces iba a ser cuando hablando con Narcissa Black en pleno Fortescue ésta le dejó patidifuso.

Lucius no pudo hacer más que pasarse una mano por el pelo en un vano gesto de despejarse un poco y dirigirle una mirada calmada, como quien habla con un viejo conocido sobre Quidditch. Una bonita máscara que podía resquebrajarse en cualquier momento.

-Joder, Black. -Aquel no era el primer taco que decía a lo largo de toda su vida -a menudo se le escapaban algunos cuando hablaba sobre muggles con sus amigos más íntimos-, pero sí que era el primero que decía delante de Narcissa. No le importó en lo más mínimo; ni siquiera tuvo la decencia de parecer avergonzado después. Su tono pasó a ser uno rápido, contrastado con el parsimonioso que solía utilizar siempre. Estaba teñido de contrariedad.- Podemos hacer esto de dos formas: o malinterpretas todo lo que digo y nos hacemos la vida imposible el uno al otro o aceptas de una maldita vez que estaba intentando arreglar las cosas. -Casi le faltó gruñir al finalizar la frase. Sus ojos brillando, su gesto impasible. Intentaba guardar la compostura por si en algún momento volvía Fortescue con los helados, pero no podía negar estar terriblemente irritado. Aquél no estaba siendo su maldito día.- Si es que te interesa arreglar algo, claro; si no, cada uno con su vida. -No era la primera vez que dos familias puras se unían y ambos cónyuges vivían en lugares separados. El mundo mágico no toleraba el divorcio, pero sí que podían aceptar fácilmente las separaciones de mutuo acuerdo aún estando casados.- Ni te estoy diciendo que me pidas permiso, ni tengo cero confianza en ti, ni siento lástima por ti. -Intentaba hacer que su tono fuera lo más tajante posible. Por primera vez en su vida se estaba pasando el protocolo por el forro.

Con el rabillo del ojo vio entrar a Florean Fortescue con los helados y transformó su rostro para conseguir una mueca vacía, que no transmitiera ningún sentimiento. No se molestó en darle las gracias cuando dejó el helado en la mesa: simplemente se limitó a mantener la vista fija en Narcissa de forma penetrante. Estaba colérico. Colocó su copa de helado frente a sí, sujetándola por la base pero sin dignarse a probarla. En cuanto Fortescue se retiró para dejarles intimidad, Lucius volvió a la carga.

-Eres mi prometida y eso supone un pase directo al círculo de personas que me importan, Black, te guste o no. -Eso o el hecho de que puede que sienta algo por ti. Quién sabe.

Ignoró por completo la siguiente parte de la conversación. Estaba disgustado; muchísimo. Por lo que había entendido de sus palabras ella no quería nada de él; ni su cariño, ni su protección, nada. Esto le había molestado más de lo que hubiera imaginado en un principio, quizá porque por una vez sus palabras no habían ido cargadas de segundas intenciones. Oh, Merlín. Maldecía el orgullo Black una y mil veces.
code by HARDROCK
avatar
Lucius A. Malfoy
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Localización : Malfoy manor.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Narcissa E. Black el Mar Sep 02, 2014 7:28 pm

Even with the dark side?
Boquiabierta. Así permaneció Narcissa cuando Lucius profirió aquella palabra que poco iba con su estilo controlado y respetable. Ella imaginaba que Malfoy, como cualquier persona, debía comportarse normal estando rodeado de sus amigos, debía hablar y mostrarse como un adolescente. Sin embargo ella no estaba en su círculo para poder descubrirlo por si misma. Ahora que lo veía con sus propios ojos, sin la mascara de perfección puesta, sentía el corazón acelerado. Se obligó a cerrar la boca porque una señorita no podía hacer tales gestos y verse bonita. Entonces respiró hondo y pestañeo. Ambos estaban contrariados, pero para Narcissa era algo completamente nuevo de ver en su futuro esposo.

A la menor de los Black no le gustaba realmente que le dijeran cómo hacer las cosas. Podía adoptar una máscara obediente e ingenua, que se adaptaba a la mayoría de los deseos de sus padres y los que la rodeaban. Mas detestaba que se le impusieran cuando realmente no era necesario. Desde luego que no pensaba depender de Lucius Malfoy, y se lo acababa de aclarar esperando que el joven fuera de lo más comprensible. Era mayor que ella, le llevaba dos años, debía tener las cosas bien en claro y entenderla. ¿No? Pero al parecer Malfoy quería hacer las cosas a su manera. Narcissa hizo un mohín infantil, ya cansada de aparentar. Si el rubio se quitaba la mascara de paciencia ella haría lo mismo con la suya de niña madura.

¿Qué cosas quieres arreglar? —preguntó enfurruñada—. Esta claro que no me ves como mas que una niña con la cual tarde o temprano tendrás la obligación de casarte. Hasta ahora cada uno ha ido con su vida y jamás te he armado un escándalo ni he manchado tu perfecta reputación... ¿qué más quieres de mi, Malfoy? —sus ojos brillaron, pero no tenía pensado derramar una sola lágrima—. Mejor di que no sientes nada en absoluto...

Mantener la mirada color mercurio le era imposible. Se estaba traicionando a si misma y no podía permitírselo. Se clavó las uñas en la palma de sus manos y contó hasta diez conteniendo el aire. Entonces consiguió calmarse y recuperó la compostura. No fuera cosa que llegara el señor Florean y ella estuviera armando una escena. Aquel asunto estaba realmente para darse por perdido. Ya no quería hablar más del tema. Solo esperaba que Malfoy terminara de decir lo que tuviera para decir y listo.

En el momento en que apareció el heladero ya Cissy estaba mejor y se permitió olvidar lo ocurrido recientemente. Solo tenía que disfrutar de la atractiva compañía y resignarse. No le habían enseñado a hacer eso pero podía aprender a hacerlo, llevaba intentando desde hacia rato. Incluso podía procurar que sus pensamientos se alejaran del camino romántico. Si pensaba en la poción que quería preparar incluso se podía relajar más e impedir que los nervios y la preocupación la dominaran por completo. Hasta el sabor del helado era magnifico, no podía hacer más que disfrutarlo complacida.

No quiero importarte por un titulo, no quiero que finjas cuando no hay nadie que pueda vernos. Te suplico, Malfoy, no lo hagas —sentenció con voz monocorde.  

Como estaba visto que habían llegado a un punto sin retorno el ambiente se veía tenso y la opción de cambiar de tema era imposible. Entonces Narcissa decidió permanecer en silencio y concentrarse en su helado. Tal vez ahora no sabía tan bien como había creído en un principio. Pero la verdad era que se sentía desdichada y apagada. La rosa se marchitaba de pensar que sus únicos deseos eran imposibles de cumplirse. Mas bien se sentía lastimada al pensar que las actitudes atentas que recibía por parte de Lucius eran solo actuaciones. Porque de no haber sido por su padre y el matrimonio arreglado, ellos no se encontrarían allí tomando algo juntos o discutiendo. ¿Tan egoísta era no querer formar parte de todo aquel circo? Suspiró con melancolía y apenas levantó la vista para enfocar al rubio por unos segundos. Su corazón sangraba por él...

De todos modos pienso aportar mi parte del contrato que firmaron nuestros padres —murmuró por lo bajo—. No debes preocuparte.

code by HARDROCK



Narcissa E. Black

avatar
Narcissa E. Black
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Lucius A. Malfoy el Mar Sep 02, 2014 8:18 pm

Even with the dark side?
Si aquello era lo que estaba destinado a aguantar el resto de su vida, ya podría ir pensando en lanzarse un AK a sí mismo. Maldita sea, él se consideraba una persona arrogante y a veces cabezota, pero su cabezonería se quedaba en nada al lado de la de los Black. Era incluso de risa ver cómo Narcissa seguía en sus trece sin querer ver más allá de las palabras de él.

Todo aquello le resultaba insoportablemente frustrante. Nunca había sentido gran interés en hablarle a una pared y aquel no iba a ser el momento en el que ese interés comenzara, pero aún así se sentía obligado a contestar. No hacerlo habría supuesto rendirse ante ella y no pensaba dejar que algo así pasara.

Tuvo que hacer acopio de toda su fuerza de voluntad para controlarse a sí mismo. Inspiró hondo y frunció el ceño. Por las palabras de la chica podía intuir dos cosas: la primera, que su futuro matrimonio no le hacía ni pizca de gracia; la segunda, que tenía una visión completamente distinta de él. Bueno, no tan completa, quizás; seguía siendo un cabrón, un arrogante, un pedazo de hielo. Pero había algo más detrás de todas esas facetas.

Decidió dejarle antes que nada claro un pequeño detalle. Era una nimiedad, pero sabía que en ella se estaba jugando gran cosa. Si ocurría lo peor y ella empezaba a tratarle como le diera la gana, ya se encargaría él de hacerse respetar al coste que fuera. Pero mientras tanto...- Los Malfoy somos unos clásicos modernos, Black. Tenemos que casarnos sí o sí, pero a cambio se nos concede la opción de elegir personalmente a nuestra esposa. -Su tono era helado, carente de emoción. Sin embargo, una pequeña arruga en su ceño dejaba ver que tras la seriedad mortal se ocultaba un atisbo de disgusto.- Así que no supone una obligación. -Entrecerró los ojos con gesto ultrajado al escuchar aquello de "Mejor di que no sientes absolutamente nada" y soltó un bufido de irritación, maldiciendo por lo bajo.- Si te es más cómodo pensar eso, adelante. Pero antes reflexiona sobre todo lo que ha pasado hoy y luego dime que no siento nada por ti. -Se estaba metiendo de lleno en aguas pantanosas de las que no sabía con seguridad si podría salir a salvo. Se estaba dejando llevar por el enfado y le estaba dando información que luego podría usar para buscar su punto débil.- Y ahora utiliza esto como te dé la gana. Pero un sólo comentario burlesco de Bellatrix y os arrepentiréis. -Casi podía ver a Bella gritando y bailando en plena Sala Común y burlándose de Lucius por el rechazo de Narcissa.

Pero ¿qué maldita culpa tenía él? La había elegido como futura esposa porque unir los dos linajes más puros de Inglaterra era algo glorioso, y él había sido el primer sorprendido cuando se había descubierto a sí mismo pensando en ella más de la cuenta. No sabría decir qué sentía por ella o cuándo había empezado, pero desde luego la rubia no le dejaba indiferente.

Como sentía que iba a perder la cabeza si seguía mirándola con tanta fijeza, desvió bruscamente su atención a la copa de helado que tenía delante y torció el gesto al ver que se estaba derritiendo un poco. Cogió la cuchara y tomó un poco de helado con gesto exquisito, agradeciendo infinitamente el frío de la menta que calmaba un poco su sangre impetuosa.

Exhaló un suspiro y adoptó una actitud más tranquila. Estaba cansándose de mantener esa conversación y no obtener más que negaciones. A sus diecisiete años aún no sabía controlar del todo bien sus emociones, de modo que éstas podían influir en él más de la cuenta. Aún no era el témpano de hielo en el que se convertiría -al menos de cara al exterior- años después.

-¿Crees que realmente me tomaría tantas molestias para fingir cuando no hay nadie que pueda vernos? -Frunció el entrecejo cuando escuchó el resto del comentario de Cissy, observándola con un pequeño tinte de decepción. Debería cuestionarse todo lo que pensaba de ella si realmente era incapaz de deducir que ningún Malfoy que se preciara fingiría tan endemoniadamente bien por alguien que no le importase. Ahora sí que soltó un gruñido al escuchar su súplica y se permitió el lujo de mirarla con contrariedad.

Asintió secamente con la cabeza al escuchar su promesa y se lo tomó como una confesión de su falta de interés en ese compromiso. La transformación en Lucius fue evidente: su rostro pasó a estar inexpresivo y se echó hacia atrás en su asiento, muy tieso en su silla, absurdamente digno como él solo podía llegar a ser. Le acababan de rechazar en sus narices. A él. A Lucius Malfoy.

code by HARDROCK
avatar
Lucius A. Malfoy
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Localización : Malfoy manor.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Narcissa E. Black el Mar Sep 02, 2014 9:06 pm

Even with the dark side?
No pedía mucho. Cissy solo quería evitar a toda costa sufrir. Ya suficiente tenía con permitir, ya que nada podía hacer, que Lucius hiciera su vida a costa de ella. Estaban comprometidos pero él se divertía con todo el colegio. Entonces no quería que de repente se portara bien con ella y la hiciera ilusionarse. Vale, Narcissa estaba siendo totalmente egoísta. Pero no podía evitarlo, había sido mal criada desde que tenía memoria. No debía esperar lo mismo de Malfoy, pero para eso debería acostumbrarse.

A pesar de todos los problemas, Cissy admiró la paciencia y el control que poseía Lucius. Incluso se quedó embobada viendo el ceño fruncido del rubio. Parecía que quería gritarle mas se contenía. Algo lo enfurecía demasiado y estaba detrás de las palabras que ella misma había dicho. Pero ¿qué era de todo? Mientras intentaba no amargarse pensaba en ese detalle que se le estaba pasando por alto. Hasta que la voz masculina alcanzó sus oídos para romperla en mil pedazos.

Clásicos modernos, no conocía ese detalle acerca de la familia Malfoy. El alma casi se le cae a los pies cuando escuchó que Lucius podía elegir con quién casarse. Una pregunta se iluminó dentro de su cabeza, era tan brillante y molesta, sin respuesta aparente, que escapó de sus labios antes de que se diera cuenta.

¿Entonces por qué yo? —quiso saber. Al segundo de formularlo se maldijo mentalmente.

Si lo pensaba detenidamente era bastante lógico: su linaje. La familia Black era una de las más importantes en todo el mundo mágico y poseía un linaje puro impresionante. Para los Malfoy emparentarse con su familia era la mejor meta. Bellatrix estaba comprometida, Andrómeda también lo estaba, y la única opción que restaba era Cissy. Por eso la había elegido, por su sangre. No sabía si sentirse afortunada o desdichada. No sabía qué pensar acerca de Lucius...

Esperaba oírlo decir con voz fría y petulante que él no sentía absolutamente nada, que el interés se basaba en cosas mucho más superficiales, que ni siquiera tenían que ver con su atractivo. Estaba preparada mentalmente para recibir ese ultimo golpe, que se sentiría peor que un crucio. Mas las siguientes palabras fueron como un hechizo de agua fría. Salió de sus ensoñaciones para mirar al rubio confundida. Narcissa no entendía lo que estaba oyendo.

Yo creía... —musitó con tono nervioso. Lo odiaba, por ponerla de ese modo. No sabía qué decir y no quería disculparse—. Yo no le diré nada a mi hermana...

Tampoco sabía qué decirle realmente a Bella. ¿Lucius Malfoy acaba de insinuar que tiene sentimientos y posiblemente hacia mi? Una luz de esperanza se abrió paso entre la oscuridad de su interior. No alcanzó a iluminar sus ojos pero el extraño dolor de su pecho se esfumó. Obviamente las mariposas revivieron repentinamente para torturarla de un modo muy distinto. No quería ilusionarse, pero Lucius conseguía que Cissy lo hiciera con cada gesto suyo.  

Se mantuvo en silencio, procesando esa valiosa información que acababa de obtener y comiendo de su helado. Sin embargo de vez en cuando espiaba cómo Malfoy llevaba la cuchara con crema helada a sus labios. No debía mirarlo de ese modo, era poco discreto. Mas le encantaba Lucius Malfoy y no podía evitarlo. Aún sentía que debía disculparse, pero ella nunca pedía perdón. Las veces que lo había hecho con sus padres las podía contar con los dedos de una mano. Realmente Lucius insistía en que no todo era fingido, pero su orgullo le impedía admitir que ella menos le gustaba fingir. Porque tranquilamente podía terminar siendo todo un engaño y jamás en su vida le gustaría acabar mal parada.

¡Merlín! —exclamó repentinamente. Había llevado una cucharada muy fría a su boca y sentía el paladar congelado. Un castigo por lo mal que se había comportado.

¿Y si Lucius Malfoy decidía buscarse otra prometida? Ahí si que su orgullo moriría. No podía permitirlo. Merlín quería que ellos estuvieran juntos, o eso quería pensar Narcissa. Así que de vez en cuando los sacrificios podían valer la pena. Una o dos palabras sinceras no mataban a nadie. Respiró hondo y enfocó su mirada en los ojos mercurio, esperando que él pudiera perdonarla.

Sabes, Lucius... —murmuró con timidez, tanteando el agua antes de zambullirse—. La verdad es que no tengo experiencia en esto, no sé exactamente cómo comportarme o qué esperar... —miraba fijamente al rubio, a pesar de lo estúpida que se sentía diciendo todo aquello—. Y si bien en mi familia no existe la opción de elegir con quién casarse, me gustan las elecciones que realizó mi padre, porque claramente al igual que tu... Malfoy, no me eres indiferente —escupió lo último con tal bochorno que bajó la vista hacia su helado y resopló—. No me traes perdidamente enamorada, pero bueno. Un comentario desagradable y Bella te hará la vida imposible —aclaró sin mirarle.

Ahora solo necesitaba que la tierra la tragase si las cosas no se solucionaban luego de eso.  

code by HARDROCK



Narcissa E. Black

avatar
Narcissa E. Black
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Lucius A. Malfoy el Mar Sep 02, 2014 9:42 pm

Even with the dark side?
La pregunta no le pilló del todo por sorpresa. Había esperado algo por el estilo desde que se le ocurrió confesarle que su compromiso había sido una elección más que una obligación, pero llegado el momento no sabía del todo bien qué responderle. Cuando su padre le advirtió que debía elegir una chica para que fuera la futura señora Malfoy Lucius se debatió durante un par de días por escoger a Narcissa Black o a Clarissa Rosier, pero finalmente se había decantado por la primera. Una parte importante de su decisión se había basado en su apellido, obviamente: consideraba a los Black como iguales en cuanto a posición social, mientras que los Rosier estaban un poco por debajo, pero no había sido sólo eso.

-Entre otras cosas, parecías la única que era capaz de mantener una conversación sin resultar insulsa. Es agradable. -Lucius se encogió de hombros, pensando en todas las reuniones y fiestas a las que había asistido durante toda su vida y recordando el único tema de conversación de la mayoría de las brujas: moda. Moda, moda y más moda. Acababan volviendo loco hasta el más paciente de los hombres. Era tremendamente difícil simular cortesía e interés al lado de cualquiera de ellas.- Además, supones una especie de reto. -Ya que se había puesto a decir verdades, no importaba soltar una más. Narcissa Black era de las pocas chicas que le resultaban atractivas y que no había conseguido llevarse a la cama. Eso le daba un punto de interés frente a los ojos de Lucius, como el simplemente hecho de que fuera a convertirse en su esposa supusiera una victoria para él.

Se encogió de hombros con aparente indiferencia cuando Narcissa comenzó a musitar una retahíla de frases inconexas y nerviosas. Suponía que el hecho de que hubiera declarado abiertamente sus "sentimientos" la había incomodado sobremanera, así que no hizo ningún comentario al respecto. Con el tiempo él aprendería a ignorarla y ella a hacer como si no supiera nada, y asunto arreglado.

Estaba tan concentrado en su helado que dio un ligero respingo al escuchar la exclamación de la rubia, haciendo un amago de ir en busca de su varita y ponerse en pie para defenderse de un posible ataque. De un ataque que nunca llegó. Lucius no pudo hacer nada que no fuera fruncir el entrecejo confuso y mirar a Narcissa con un brillo inquisitivo, aún sentado en la silla, como si esperara que le contase qué había sucedido. No la había estado mirando cuando tomó la cucharada de helado, así que no tenía forma de saber qué le pasaba. Sin embargo, no preguntó. Esperaría para ver si ella le decía algo, creyendo que la exclamación había sido porque había llegado a alguna extraña conclusión.

Escuchó cómo le llamaba y se preparó mentalmente para el golpe, alzando una ceja con vago interés y mirándola con expectación. No tenía muy claro qué estaba esperando escuchar, pero desde luego no fue lo que oyó realmente. Aquella sería la cuarta vez en su vida en la que no sabía cómo reaccionar.- No tengo gran interés en que Bellatrix se entere de nada de esto, Narcissa, pero si no hago comentarios desagradables es porque no tengo ninguno importante que hacer -Tomó una nueva cuchara de helado, que saboreó como quien está esperando una ejecución y recibe su última cena.- Con respecto a tu hermana... preferiría que no supiera mis puntos débiles. Sólo por si acaso. -¿Y ella era la que se quejaba de que no le tuviera confianza? No pretendía confesarle sus más oscuros secretos, como que estaba metido de lleno en el tema de los Mortífagos, pero iba a ser la persona con quien debería compartir el resto de su vida. Debía tenerle un mínimo de confianza, por más que le costara.- En realidad pensaba que te contrariaba bastante este acuerdo. -Frunció el cejo tras decirlo, por fin dignándose a comentar algo sobre el tema que realmente les importaba.

code by HARDROCK
avatar
Lucius A. Malfoy
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Localización : Malfoy manor.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Narcissa E. Black el Miér Sep 03, 2014 2:57 am

Even with the dark side?
¿Qué estaba ocurriendo? De repente  ya nada tenía sentido. Lucius acababa de confesar lo impensable: él la había elegido. Ella también había hecho que su padre tuviera la iniciativa de comprometerla con el hijo de los Malfoy. Pero si el rubio se hubiese negado entonces ellos no estarían allí compartiendo aquel incómodo momento. Los motivos realmente no importaban, más la curiosidad de Narcissa la obligó a cuestionar. Tal vez ella conocía de sobra la respuesta, pero lo que escuchó confesar a Lucius fue algo increíble e innovador. Las palabras del rubio le dieron confianza a Cissy, la justa y necesaria para sonreír de lado. Le gustaba lo que oía.

Comenzó a recordar las fiestas aburridas que se organizaban entre las familias de clase alta, los grupos de chicas que solo hablaban de revistas de moda y magos que les parecían atractivos. Ella siempre había preferido acercarse a los magos adultos y conversar sobre el ministerio de magia o sus estudios en Hogwarts. Desde muy niña la habían educado para que no fuera una simple niña hueca y no sabía que eso más adelante le serviría para atraer al hombre de su vida. Y terminó descubriendo que sus ideas no eran para nada erradas. Debía mantenerse alejada de la tentación carnal, a una distancia prudente de Lucius Malfoy, por lo menos hasta que estuvieran casados y pudieran culminarlo todo luego de la boda. Hasta ese entonces Narcissa pensaba suponer el mayor reto que Lucius jamás tuviera.

Gracias, Lucius —musitó con renovada energía. Estaba encantada y tenía que agradecer tanto las palabras como que el rubio la hubiera elegido, él podía interpretar qué de todo le agradecía.

Aún continuaba en un estado de shock que poco iba a irsele. Estaba segura que cuando se acostara aquella noche en su cama se le dibujaría una estúpida sonrisa de punta a punta y no se le borraría en toda la noche. Y por más que su hermana preguntara al respecto se obligaría a mantener el secreto. Aquello era solo para ella. No podía creerlo. ¿Quién se hubiera imaginado que Narcissa realmente iba a poder llevarse bien con Lucius? Eso no era todo. ¿Quién se habría imaginado que Lucius Malfoy confesaría tantas cosas de aquel modo? Absolutamente nadie. Ni siquiera Cissy creía que aquello podía pasar de verdad. Tuvo que clavarse las uñas para comprobar que no estaba soñando. Sobretodo porque en cuanto preguntó por qué Malfoy la había escogido como prometida, entre todas las opciones habidas y por haber, jamás se imaginó que tuviera más motivos para elegirla además de la sangre y su familia. Era increíble las vueltas que podía dar la vida...  

Tan concentrada estaba pensando, en lo feliz que podía llegar a ser si todo salía como esperaba, que casi se congela el cerebro tomando su helado. Esto provocó un pequeño dolor en Cissy y ella lo expresó con una exclamación que sin querer llamó por completo la atención de Malfoy. Le miró avergonzada y negó con la cabeza en señal de que nada malo ocurría.  Mas bien justo cuando el frío casi lastimaba su paladar Narcissa llegaba a una inevitable conclusión. Si Lucius había sido tan sincero ella no podía quedarse de brazos cruzados y dejarle pensar que para ella todo era un fastidio. Debía hacer una confesión de su parte, algo que no fuera tan profundo como sus verdaderos sentimientos pero que diera a entender lo que ocurría. Decirlo no fue tan sencillo como pensó, mas lo consiguió de todos modos. Tenía miedo de que Lucius se burlara de ella, pero por suerte no lo hizo.

Esta bien —sentenció, dando por zanjado el asunto. Estaban ya en buenos tratos, por suerte—. Puedes confiar en mi, Lucius. No diré nada que no sea necesario, ni siquiera a Bella.

Entonces todo el ambiente incómodo y tenso había desaparecido. Las preocupaciones de Narcissa habían pasado a un segundo plano y esta vez realmente pensaba disfrutar del momento. Tenía que hacer valer uno de los motivos por los cuales Malfoy la había elegido. Podía sacar una conversación sobre cualquier cosa y ambos podían conversar como dos personas civilizadas y hasta pasar un buen rato. Eso deseaba Cissy, pasar momentos agradables para luego poder recordarlos cuando Lucius la decepcionara. El ultimo comentario del rubio la bajó un poco de su nube. ¿Cómo se haría responsable de sus palabras? Podía hablar de cualquier tema pero si se trataba de sus sentimientos era algo mucho más complicado. No iba a hablar de su amor, no iba a confesar más nada. Ya había sido suficiente por aquel día.

El acuerdo no es un problema. Me contrarían otras cosas.. —decidió explicar sin muchos detalles—. Yo creía que a quien le contrariaba todo era a ti, Lucius.

Hasta allí podían ir y venir, más no podían hacer. Narcissa relamió su cuchara mientras observaba el ceño de Malfoy. Ella ya no tenía muchos motivos para arrugar su frente. Extrañamente se sentía calmada y con confianza. Tal vez no debía ser así, pero no había de otra. Cissy bajó la vista hacia el helado de menta y mordió su labio inferior mientras una idea traviesa cruzaba su mente. Tenía quince años, seguía siendo una niña, nadie más los veía. Por un segundo Cissy se permitió dejar a un lado todos los modales y ser ella misma. Se inclinó hasta extender su brazo y le robó una cucharada de crema helada a Lucius mientras que pronunciaba unas palabras de excusa.

¿Qué tal sabe el tuyo? —llevó la cuchara a sus labios y saboreó la menta.

Cada movimiento, cada gesto que Narcissa realizó fue, a pesar de que careciera de modales, ágil y delicado. Incluso se permitió adoptar un aire provocativo que usaba para coquetear con algunos chicos del colegio cuando se aburría. La rubia estaba acostumbrada a moverse de manera grácil, como una bailarina. Sonrió divertida al imaginar que entre toda aquella breve actuación estaba disfrutando, tal vez, de un beso indirecto. Era ridículo pero podía permitirse pensar sobre eso. Lo quisiera o no seguía siendo una adolescente y Lucius era su perdición. Toda una tortura esperar para su primer beso...


code by HARDROCK



Narcissa E. Black

avatar
Narcissa E. Black
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Lucius A. Malfoy el Dom Sep 07, 2014 2:12 pm

Even with the dark side?
Al empezar el día había pensado que iba a ser una buena mañana: había quedado con Damon y Rabastan y echarían un buen rato hablando de Quidditch, ligues, Hogwarts y pureza de sangre. Después su padre le había pedido sutilmente –en realidad había sido toda una orden- que fuera hasta Borgin & Burkes para recoger un pedido y todas sus expectativas se habían venido abajo como un castillo de naipes. Había medio aceptado que iba a ser un día de lo más aburrido, pero ahora su opinión había cambiado radicalmente, sobre todo a raíz del encuentro con Narcissa Black. Raro. Sí, eso era. Su día iba a ser raro. Inusual como sólo podía serlo si estaba relacionado con Lucius Malfoy.

Ya había logrado intuir cuán extraño iba a ser tras haber visto a lo lejos a Bellatrix y haber grabado ese detalle en su memoria –lo normal es que Bella no fuera sola a lugares tan desaconsejables-, pero toda esa rareza había subido como la espuma al encontrarse de frente con una Narcissa Black en su mejor papel de damisela en apuros. Pero para él, lo más raro de todo estaba siendo las conclusiones a las que estaba llegando tras el encuentro con la menor de las Black.

Hasta el momento, Lucius no consideraba la relación de ambos como algo cercano y tangible. Para él, ellos dos habían sido dos simples conocidos lejanos que habían tenido la suerte o la desgracia de tener que compartir el resto de sus vidas por culpa de un simple acuerdo. Él sabía que ella existía y ella parecía morirse por estar un poco con él, pero nunca habían intercambiado palabras más allá de una conversación regia y cortés. Nunca… hasta entonces. Aquella estaba siendo la primera vez en la que ellos se permitían el lujo de charlar tranquilamente, aunque fuera  en la intimidad del reservado de una triste heladería, y Lucius comenzaba a tener sentimientos encontrados al respecto. Al parecer, su elección no había estado tan mal como había pensado en un principio.

Quizá incluso se alegraría de haberla elegido a ella; con el tiem-… “Gracias”. Casi pudo sentir un empujón mental que le sacó a toda prisa de su reflexión y cortó con mala saña el hilo de sus pensamientos. Ligeramente confuso, miró a Narcissa con gesto de no tener ni idea de qué le estaba hablando. ¿Por qué se suponía que le daba las gracias? ¡Oh, mujeres! Tan terriblemente misteriosas y complicadas. Supuso que había sido por algo que él había dicho o hecho recientemente, pero no lograba recordar algo lo suficientemente importante. A falta de poder deducir lo que le estaba diciendo, se dijo a sí mismo que no pensaba quedar como un idiota y se encogió de hombros con un gesto un poco indiferente, murmurando.- No es nada. –Quizá eso bastara para dar la impresión de que le estaba entendiendo perfectamente. No quería añadir mucho por si hablaba más de la cuenta y metía la pata.

Mierda. Se había centrado demasiado en sus propios pensamientos y el único resultado había sido que su mente llegara a un montón de conclusiones a cada cual más confusa. ¿Estaba empezándole a gustar Narcissa? No… no podía ser. No era más que una cría –sólo tiene dos años menos, Lucius- y él estaba demasiado contento con su situación de casanova.

Hizo un esfuerzo por volver a encauzar la conversación y dejó que fuera ella quien le respondiera para poder recordar por dónde se habían quedado. Asintió con conformidad al escuchar que ella no le diría nada a su hermana y le dirigió una mirada de aceptación.- Eso espero, Cissy. –Quería mostrarle cierto agradecimiento pero no pensaba pronunciar ni de broma aquellas palabras tachadas en el diccionario de los Malfoy, así que lo dejó entrever a través del detalle de dirigirse a ella por su apodo. Sutil, como de costumbre. No pensaba reconocer nada en voz alta en relación a Narcissa hasta que no fuera demasiado evidente, y aún distaba mucho de serlo.

“No te puede gustar ella, Lucius. Nadie te ha gustado en ‘ese sentido’ nunca. Simplemente quieres tirártela, es mona y tiene un buen cuerpo, y nunca ha dado muestras de ir a dejarse, por eso te atrae un poco. Es puramente físico. Nada más.”

Seguía dándole vueltas a lo mismo una y otra vez. La sola idea de que alguien le gustara de forma sentimental le ponía de mal humor y hacía que se irritara un poco. Era una debilidad demasiado grande que ni quería ni podía permitirse, así que debería quitársela de encima lo antes posible.

Entonces Narcissa le volvió a tenderle un bote salvavidas para salir de sus pensamientos y le preguntó algo sobre su helado. Lucius estaba a punto de contestar algo pero ella fue más rápida, cogió su cuchara y en un movimiento de lo más provocativo, se llevó un poco de helado de menta a los labios y cerró los ojos para disfrutar del manjar. Se obligó a sí mismo a carraspear porque sintió la boca repentinamente seca y se lamió los labios con lentitud, la mirada fija en ella.- ¿Está rico? Yo también quiero del tuyo. -Probablemente fue entonces cuando los ojos de Lucius brillaron de forma especial y pasó a mirar a Narcissa como si se tratase de un cazador nato observando a su presa. Oh, Merlín. ¿En qué clase de lío se había metido?


code by HARDROCK
#b5a595;">code by HARDROCK
avatar
Lucius A. Malfoy
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Localización : Malfoy manor.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Narcissa E. Black el Lun Sep 08, 2014 3:41 am

Even with the dark side?
Un gesto de confianza, luego otro, así pueden comenzarse grandes cosas. Narcissa no creía que eso fuera posible, menos tratándose de Malfoy. Quizá era una acumulación de consecuencias lo que realmente ayudaba que de repente ambos estuvieran pasando un extraño buen momento en la heladería de Florean Fortescue. En verdad Cissy no podía pedir nada mejor.

Si bien Lucius parecía la mayor parte del tiempo abstracto en sus pensamientos, a Narcissa no podía preocuparle menos. Estaba segura de que no pensaba en nadie capaz de amenazar con lo que ambos estaban teniendo en ese momento. Era un momento único y secreto, porque no pensaba contárselo a nadie ni siquiera a su hermana Bella. Todo su cuerpo cosquilleaba de la emoción y podría haber sonreído cual niña con un dulce de no ser porque las apariencias seguían importando y no debía demostrar a Malfoy que él tenía poder de hacerla alegrar o entristecer. Era terrible que eso fuera cierto, mas Cissy no tenía modo de revertirlo.

Su corazón se aceleró cuando decidió realizar ese gesto de confianza que tanto se moría por hacer. No pudo resistirse ante la idea de robar un poco de helado de menta. En compañía de su hermana habría sido una lucha eterna por quién se apoderaba de más helado y hasta podían llegar a mancharse entre ellas, nada que no pudiera quitarse con unos rápidos hechizos antes de que sus padres las descubrieran. Sin embargo no sabía cómo Lucius Malfoy podía reaccionar ante aquel atrevimiento y se había arriesgado a descubrirlo.

Está delicioso —admitió, relamiendo sus labios con la extraña sensación de que aún le faltaba algo, mucho más calido y con sabor a menta...

El corazón amenazaba con salir de su pecho mientras devolvía la mirada al rubio. Narcissa no sabía dónde se estaba metiendo, mas no le desagradaba en absoluto. Aquel brillo en los ojos de Lucius era nuevo para ella y quería continuar descubriendo qué mas ocultaba. A pesar de que repentinamente se sentía como una presa no se dejó intimidar aún siendo un adorable y esponjoso conejito delante de un hambriento lobo. Tomó su cuchara y juntó un poco de helado de fresa el cual ofreció a Malfoy. Una traviesa sonrisa se dibujó en sus labios mientras esperaba a que el rubio se atreviera a comer de su mano. Vistos desde fuera parecerían una pareja de enamorados, mas desde dentro todo resultaba de lo más extraño. Todo era culpa de Lucius, él había indicado con total naturalidad que deseaba probar de su helado y se había quedado esperando a que ella reaccionara...

Aquí tienes, disfruta —murmuró con delicadeza.

Si eso no era un beso indirecto, Cissy no había leído suficientes revistas para brujas adolescentes. No es como si fueran su lectura favorita, pero cuando se compartía habitación con chicas que sólo leían eso era imposible mantenerse fuera de aquella estúpida moda. No necesitaba leer realmente, sus compañeras la mantenían informada de absolutamente todo. Por eso sabía que se encontraba en una cita y aquello que estaba ocurriendo se trataba de su primer beso indirecto. Su lado estúpido se sentía inundado por una inmensa felicidad. Mientras que por otro lado no conseguía sentirse conforme, deseaba más. Ahora que sentía la confianza de poder obtener una infinidad de cosas nuevas no planeaba descansar. ¿Qué sería lo siguiente? Quería ver más a menudo al rubio, tener más momentos íntimos con él. Solo necesitaba encontrar la manera de proponerselo sin quedar como una lanzada y sin hacerle pensar que podría acostarse con ella antes del matrimonio. No estaba segura de si el helado tenía algo más fuerte, como un tipo de afrodisíaco cortesía de la casa o eran sus hormonas las que habían despertado más locas que nunca. No importaba, Cissy necesitaba ver los labios de Malfoy teñidos dela crema rosa con sabor a frutilla. Luego podría calmarse, quizá.
code by HARDROCK



Narcissa E. Black

avatar
Narcissa E. Black
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Lucius A. Malfoy el Lun Sep 08, 2014 9:26 pm

Even with the dark side?
Resultaba agradable poder ser de vez en cuando un chaval de diecisiete años común y corriente; alguien ajeno a las preocupaciones y responsabilidades que conllevaba ser el único heredero de la familia Malfoy y el líder de la Logia Negra. Eran pocas las veces en las que se sentía lo suficientemente cómodo con alguien como para permitirse ser él mismo y no fingir; quizá estando acompañado por su primo Damon, quizá con Morrigan, pero poco más. El resto era una muestra de la excepcional actuación que llevaba a cabo día tras día, siempre con la misma perfección.

Había abandonado gran parte de sus dotes de actor para disfrutar realmente de aquel encuentro. Sonrió con un gesto sofisticado al ver cómo la rubia parecía deleitarse con el helado de menta y se echó hacia atrás en su asiento, observando a la chica con satisfacción.- La menta resulta de lo más refrescante, ¿no crees? -Una entonación ligeramente distinta en el calificativo quiso dotar a la frase con un segundo sentido, una indirecta tan sutil como exquisita, muy propia de él. Quería probar hasta dónde podía llegar Narcissa para continuar el juego.

No pudo evitar fijarse en la sonrisa pícara que asomó entre los labios de Narcissa cuando le ofreció de su helado y Lucius fijó instintivamente la vista en sus labios, ligeramente hinchados por el frío de la crema. Resultaban de lo más apetecibles, desde luego... pero no. Él no podía pillarse de nadie. Esperando que el frío del helado pudiera despejarle un poco y enfriarle el cerebro, colocó los antebrazos sobre el borde de la mesa y se apoyó en ellos para alcanzar la cuchara que le tendía. Atrapó el helado con los labios en un movimiento preciso y lento, y volvió poco después a su asiento para terminar de saborearlo. Era dulce, pero no llegaba al punto de empalagoso gracias al toque ligeramente ácido de la fresa.- Muy bueno. -Asintió un par de veces como si quisiera reforzar sus palabras. No era el tipo de helado que a él le chiflaría comer, pero no estaba mal.

De pronto una idea le cruzó la mente, algo que podría ser mucho más simbólico y metafórico de lo que lograba comprender. Se levantó de su asiento y cogió la silla a pulso, colocándola al lado de la de Black, y se sentó en ella para después atraer la copa de menta hasta dejarla más cerca a su nueva posición. Dispuestos a ser unos críos, lo serían en condiciones. Haciendo cosas de críos. ¿Y qué puede haber más típico de niños que mezclar los sabores de los helados? Antes de girarse hacia la rubia, se permitió un momento de debilidad y una sonrisa de diversión curvó sus labios.- ¿Crees que la menta con la fresa estará bien? -¿Se podía considerar una nueva indirecta? Ni él mismo lo sabía.

code by HARDROCK
avatar
Lucius A. Malfoy
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 25/08/2014
Localización : Malfoy manor.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Narcissa E. Black el Mar Sep 09, 2014 12:16 am

Even with the dark side?
Decididamente Lucius Malfoy estaba jugando con ella. Narcissa se había perdido completamente, caía en un abismo de locura incontrolable y no tenía de dónde aferrarse. ¿Cómo había permitido que eso ocurriera? Quizá cuando dejó que su prometido apareciera en el callejón Knockturn para rescatarla de un mago desubicado. Si no se hubiese demorado más de la cuenta en defenderse ella sola y buscado a su hermana... Tal vez se habría perdido de aquella oportunidad única y seguramente irrepetible. Y es que delante de sus ojos Lucius Malfoy se había convertido en alguien completamente distinto. Cissy creía haber visto cómo el rubio se quitaba una mascara invisible y mostraba alguien nuevo por conocer. ¿Su verdadero prometido? Sonrió con emoción, pero cuando él no podía verla porque estaba muy concentrado en mover su silla...

Al principio Narcissa creyó que se quedaría con el brazo en el aire y el helado en la cuchara se terminaría derritiendo. ¿Por qué diantres Malfoy aceptaría comer de su mano? Seguramente el orgullo le impediría tal cosa. Pensó todo eso y mucho más, antes de que el rubio se inclinara y tomara la crema de frutilla entre sus labios. El simple gesto fue tan magnifico que Cissy podría haber tenido un orgasmo en ese preciso instante. Por suerte desvió la mirada y contuvo sus hormonas. Mas no duró por mucho tiempo. De repente la suerte jugaba en contra de su autocontrol.

En un momento indefinido Lucius tomó una decisión. Se puso en pie y Narcissa creyó que se marcharía y la dejaría allí sola. Un par de preocupaciones atravesaron su mente antes de que su prometido manipulara la silla para poder sentarse a su lado. Entonces solo unos pocos centímetros los separaban y el espacio personal de cada uno se mezclaba con el del otro. Cissy nunca había estado tan cerca de un chico que le gustara. Su corazón se detuvo cuando vio la sonrisa divertida en el rostro masculino. Deseaba tener una cámara fotográfica para conservar ese momento por la eternidad. Mas no fue posible. Así que se limitó a disfrutar del momento y devolver el gesto. Sus labios también se curvaron con la picardía de una niña al escuchar las palabras de Malfoy. Si hacía un gran esfuerzo podía llegar a imaginar que estaba pasando un buen rato con su hermana Bella, solo que esta tenía la apariencia del amor de su vida...

No hay mejor manera de descubrirlo que poniéndolo a prueba —le respondió con seguridad.

Dentro de la cabeza de Cissy había muchos pensamientos dando vuelta como para descubrir el sentido oculto tras las palabras de Malfoy. Sin embargo, de haberse dado cuenta entonces habría dado la misma respuesta. ¿Qué mejor manera de descubrir si ambos eran realmente compatibles que poniéndolo a prueba? Narcissa se puso manos a la obra, como la experta en mezclar sabores que era y en una cuchara juntó un poco de helado de menta y fresa. Entonces se lo ofreció al rubio como lo había hecho con anterioridad.

Di ah —murmuró con descaro, pero sin burla alguna en su voz. Se suponía que las parejas de enamorados hacían esa clase de cosas y ellos estaban jugando, ¿no?    

Mientras que se inclinaba para ofrecerle la cuchara con helado a su rubio prometido, la pierna de Cissy rozó sin querer la de él. Ambos estaban demasiado cerca, era muy irreal y Narcissa no podía dar crédito de ello aún. Sin embargo el calor en su pierna era tan real. Temía que Lucius pudiera oír su corazón desbocado a tan poco distancia. Y a pesar de todo deseaba que no se alejara mas. ¿Quién la entendía? Ni siquiera ella misma. Sus ojos claros se fijaron en el rostro de Malfoy, pendientes a sus labios.  
code by HARDROCK



Narcissa E. Black

avatar
Narcissa E. Black
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Even with my dark side? [L. Malfoy]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.